landskron papas A1

La vida de Sergio Landskron Silva se complicó a sus 15 años cuando comenzó su adicción a la pasta base. Como dio a conocer un reportaje del periodista Claudio Pizarro para la revista The Clinic, sus padres Ana y Sergio lo enviaron dos veces a centros de rehabilitación. En una ocasión su madre incluso lo encadenó a la cama para que no se perdiera en la pasta base. Tuvo algunas mejorías, pero las drogas ganaron y lo llevaron a vivir en la calle por unos días hasta que el 25 de septiembre le explotó una bomba, convirtiéndolo en la primera persona en morir por un ataque de este tipo en democracia.

En julio había salido libre luego de cinco años de cárcel por robo con intimidación. Su familia le preparó una bienvenida en su casa en La Pintana, salió con su hija a tomar helado y tras unos días se fue a vivir a un departamento amoblado que le pasó su tío en Renca. El mismo le dio trabajo en una tienda de San Diego y todo parecía mejorar hasta que a principios de septiembre fue a una parrillada con su pareja. Según relata su padre, bebió alcohol y se tomó unas pastillas que la mujer usaba para dormir y estuvo desaparecido hasta el 9 de septiembre. Su tío lo echó del departamento, le dijo que volviera donde sus padres y ahí llegó. Su mamá le cocinó y lo alimentó, su papá le ofreció trabajo y todo parecía mejorar hasta que cuatro días después desapareció. Lo siguiente que se supo es que le había explotado una bomba, se habían grabado videos de su agonía y filtrado fotos de su cuerpo calcinado.

¿Como recibieron el resultado de los peritajes, que finalmente descartan a su hijo como autor del bombazo?
Recibimos la noticia bien, en buena porque igual era lo que estábamos esperando nosotros. Desde el primer momento en que ocurrieron los hechos nosotros como familia teníamos certeza de que mi hijo no tenía participación en haber colocado la bomba, pero sí teníamos claro que él había tomado el bolso.

Desde el primer momento ustedes defendieron esa posición.
Claro po. Porque nosotros después que había pasado todo esto, después que enterramos a mi hijo, como al tercer o cuarto día, yo me metí a internet y empecé a investigar y habían partes que lo involucraban a él directamente con el tema, como que él era un anarquista más.

Salió un video que mostraba que Carabineros no le prestó ayuda inmediata a su hijo.
Mucha información de eso no tengo, pero igual pienso que estuvo mal el procedimiento, porque dejar a una persona más de 12 minutos que esté quemándose viva, yo creo que aunque sea anarquista, terrorista o lo que sea, yo creo que es algo inhumano. Sea como sea, igual hay que prestarle ayuda.

Dijeron que existía el miedo de que hubiese una bomba y por eso no se querían acercar.
Claro, pero es que resulta que ese es el riesgo que tiene que asumir Carabineros o quien esté a cargo de los procedimientos, porque yo cacho que es su trabajo.

Su hijo es la primera víctima de un bombazo que no estaba relacionado a la colocación del artefacto. ¿Qué significa eso para ustedes?
Malo está porque hay miles de maneras de protestar contra el sistema, no andar colocando bombas. Porque igual esto perjudica a familias enteras y también pagan inocentes por cosas que no tienen nada que ver. Porque así como le pasó a mi hijo pudo haberle pasado a muchas otras personas. Cualquiera que hubiese pasado por ahí, hubiese sido quizás mayor la tragedia.

En los medios salió mucho que ustedes tenían una relación difícil con su hijo.
No fue tanto así, lo que pasa es que él estuvo cinco años preso y cumplió su condena. Y había salido por ahí por julio y estuvo en la casa con nosotros, todo bien. Incluso el primer día que llegó le hicimos una bienvenida. Después se fue a Renca con un hermano mío que le pasó un departamento amoblado y le dio trabajo. Y él estuvo trabajando julio, todo el mes de agosto y parte de septiembre. Y de ahí él fue a una comida a Providencia con su polola, llegó a la casa y se tomó unas pastillas que la niña utilizaba para dormir y ahí él tuvo su recaída. Entonces anduvo unos días en la calle y pasó lo que pasó.

¿Por qué estuvo preso?
Lo que le pasó a él fue cuando estaba el 133 él salió en televisión. El delito que cometió fue un robo con sorpresa y se lo pasaron por robo con intimidación. Yo sabía que lo estaban cargando más, pero lo dejé porque como andaba en condición de calle, yo dije “pucha, prefiero tenerlo mil veces preso donde poder ir a verlo y a lo mejor puede tener una mejoría en la parte de las drogas”. Que le dio resultado, pero lamentablemente tuvo su recaída después de haber estado cinco años bien.

¿Como vivieron este tiempo en que no se sabía la verdad?
O sea, igual nosotros preocupados más que nada por el tema de que se filtraron tantas fotos y pensar igual que él sufrió harto, agonizó. Eso fue lo que más nos afectó. Pero en cuanto a que él haya tenido participación, no. Nosotros siempre estuvimos seguros como familia de que él no tuvo participación de esto. Porque nosotros como papás, uno igual conoce en parte a los hijos. Él incluso no tenía ni idea de que habían anarquistas, que estaban colocando bombas o cosas por el estilo. Porque cuando estuvo trabajando en San Diego con mi hermano, iba de la casa a la pega y de la pega a la casa. Hacía el aseo en la noche y no veía noticias, lo que más escuchaba era música. Entonces no estaba informado de lo que estaba pasando en el país.

Me imagino que debe haber sido fuerte lo de las fotos filtradas.
Claro, quedamos shockeados nosotros. Acá a mi hija, la menor de edad, le llegó una foto de la muerte de su hermano que se había filtrado a su Facebook. Y a mi hijo le llegó un video. Entonces quedaron más shockeados ahí. Yo por lo menos no he visto nada. Sí he visto fotos, pero video no he visto nada de eso.

¿Cree que eso fue responsabilidad del Servicio Médico Legal?
No, esos fueron los paramédicos. O sea, los que asistieron a mi hijo en ese momento, de ahí se filtró todo. Porque incluso uno de los paramédicos dice “aquí está el encapuchado que anda poniendo bombas”, nos trataron súper mal.

¿Cree que no le prestaron ayuda porque creían que había puesto la bomba?
Yo creo que a lo mejor, en su momento. Pero de todas maneras, aunque sea así no es como pa filtrar fotos tan fuertes, porque igual hay familia detrás. Además de la forma inhumana en que actuaron, de haberlo dejado que se quemara más de 12 minutos y todo. Aunque hubiese sido anarquista, extremista, yo creo que una persona no merece morir así.

¿Manejan alguna teoría de por qué pudo haber sido esta bomba?
Yo tengo certeza que esa bomba la habían puesto para la ANFUP (Asociación Nacional de Funcionarios Penitenciarios), para los gendarmes, porque no fue puesta en Erasmo de Escala. Fue puesta en la calle Santa Mónica. Entonces mi hijo justo pasó por ahí y habían pasado cinco minutos de que dejaron la bomba. Y me da la impresión que estaba programada como para que explotara en 15 minutos.

¿Y se activó al tomar la mochila su hijo?
No, es que hay un video donde aparecen dos personas colocando el bolso. Y de ahí pasan como cinco minutos, pasa mi hijo, toma el bolso y se lo coloca en el hombro y sigue caminando. Y andaba como perseguido, como si lo estuvieran siguiendo, y siguió caminando por Santa Monica y bajó por Erasmo de Escala. Y ahí él se para en un lugar más o menos oscuro para revisar qué tenía la mochila y ahí le revienta en su cara.