Andrés Gómez-Lobo A1

El colapso del Metro el viernes pasado revivió los fantasmas en el Gobierno sobre uno de los temas más importantes y críticos de los últimos años para los santiaguinos: el transporte.

Este lunes, de hecho, será entregado en La Moneda el informe detallado sobre las causas de la falla eléctrica que paralizó las líneas 1, 2 y 5 del tren subterráneo y que terminó con la renuncia indeclinable del presidente de Metro, Aldo González.

A pesar de ese cambio, el tema sigue siendo evaluado desde varios sectores, que consideraron insuficiente la medida y ahora van por la cabeza del ministro de Transportes, Andrés Gómez-Lobo.

Ayer, el diputado RN José Manuel Edwards dijo que “las responsabilidades en política se pagan con el cargo, y creemos que el ministro tuvo tiempo para tomar medidas y no las tomó, por eso estimamos que debe poner su cargo a disposición”.

El parlamentario no descartó presentar una interpelación a Gómez-Lobo, llamándolo a poner su cargo a disposición de la Presidenta. Edwards aseguró que como es “la sexta falla desde marzo de este año, tres de ellas con consecuencias graves que debieron haber servido de advertencia, creemos que hubo tiempo para tomar las medidas”.

El titular de Transportes acusó el golpe y salió a defenderse este domingo, señalando que él no es el que decide si continúa en su cargo o no, ya que aseguró que le corresponde a la presidenta Michelle Bachelet determinarlo.

“Yo estoy aquí por exclusiva confianza de la Presidenta y estaré aquí hasta que la Presidenta quiera que esté aquí. Así que no hago eco a comentarios respecto de mi función”, dijo el ministro ayer a Radio Biobío.

Junto a Edwards, el presidente de la Central Autónoma de Trabajadores (CAT), Óscar Olivos, Oscar Olivos, también pidió la cabeza de Gómez-Lobo, señalando que la falla “no fue un accidente, sino que es el resultado de la externalización de un sinnúmero de actividades que ha hecho la empresa del ferrocarril metropolitano de Santiago, entre ellas la mantención, lo que ya fue denunciado por los sindicatos de Metro”.

El viernes la Mandataria calificó como “lamentable” las fallas reiteradas en el sistema de transportes, en un día que hizo recordar los peores momentos del Transantiago, plan que lo tocó enfrentar apenas llegada a La Moneda en 2006.

Se espera que este lunes se entreguen nuevos antecedentes sobre la falla, que reveló la fragilidad del sistema ante la ausencia del Metro, y que aumentó las críticas que han surgido a la conducción de Gómez-Lobo en su ministerio.