Alegatos finales en caso de sacerdote John O'reilly

La carta comienza agradeciendo el apoyo de los apoderados que estuvieron con él en todo este proceso, recalcando que “soy total y completamente inocente del caso que se me acusa. Jamás he tocado, ni siquiera mirado de forma abusiva, a esta niña, ni a ninguna otra persona”.

Asimismo, explica la decisión de la abstención de pedir nulidad del juicio que lo declaró culpable, acusando que “la justicia no existe” y explicando que “el principal motivo es que presentar una nulidad que, sin duda ganaríamos, me conduciría a un nuevo juicio en el que no tengo ninguna garantía de debido proceso“.

A continuación se encuentra la carta publicada, publicada por Emol.

“Queridos amigos:

A través de este mensaje, quisiera agradecerles todo su apoyo, cariño y oración durante estos 29 meses de injusto proceso que se ha llevado en mi contra. Como lo dije desde el principio, soy inocente. Soy total y completamente inocente del caso que se me acusa. Jamás he tocado, ni siquiera mirado de forma abusiva, a esta niña, ni a ninguna otra persona. Lo juro por mi sacerdocio y por la salvación de mi alma. Soy inocente.

Lamentablemente he llegado a la conclusión que la justicia civil no existe. En mi caso, desde un principio hubo un prejuicio y no se escuchó a la gran cantidad de testigos que trataron de imponer la verdad, ni se reconoció la imposibilidad del lugar donde dicen las hermanas que las cosas pasaron.

Estas últimas semanas, he estado muy unido en oración a Nuestro Señor Jesucristo, a mi Superior en la Congregación, a mi abogado Luis Hermosilla y a su equipo, y a un grupo de personas que generosamente me han asesorado, para que sea yo, quien tome la mejor decisión para mi alma, para los Legionarios de Cristo y para la Iglesia.

En este contexto, he decidido no ir de nulidad y acatar la sentencia que injusta y arbitrariamente, se me ha impuesto. El principal motivo es que presentar una nulidad que, sin duda ganaríamos, me conduciría a un nuevo juicio en el que no tengo ninguna garantía de debido proceso. Ese nuevo juicio no me otorga ningún Recurso Procesal para defenderme de un resultado injusto.

Por esta razón, el día de hoy, hemos presentado, en conjunto con la familia Herane, un escrito renunciando a los plazos, con lo cual se pone término a este juicio.

Agradezco nuevamente a cada uno de ustedes, su apoyo y sus constantes oraciones, que sin duda me dieron la fortaleza para vivir este drama infernal. Tengo la Paz y la seguridad que Dios está siempre con nosotros”.

Hasta el momento no se ha podido verificar que haya sido efectivamente John O’Reilly quien escribió esta carta.