agua

Más de 2.500 millones de personas en todo el mundo, es decir, más de un tercio de la población, no tiene acceso a agua potable libre de contaminación.

Según un informe dado a conocer por la Organización Mundial de la Salud (OMS), 748 millones de personas no tienen acceso a agua potable de forma sostenida y 1.800 millones más usan una fuente que está contaminada con heces.

El mismo estudio indica que 2.500 millones de personas no tienen acceso a condiciones de sanidad adecuadoa, y que 1.000 millones defecan al aire libre, nueve de cada diez, en áreas rurales.

Estas son las principales impactantes conclusiones del informe GLASS 2014, un estudio realizado cada dos años por la OMS, y que en esta ocasión tiene por título “Invertir en agua y saneamiento, incrementar el acceso, reducir las desigualdades”.

El texto recuerda que el acceso a agua potable y una sanidad adecuado tiene implicaciones en un amplio rango de aspectos, desde la reducción de la mortalidad infantil, pasando por la salud materna, al combate de enfermedades infecciosas, reducción de costes sanitarios y el medio ambiente.

El estudio muestra que en las pasadas dos décadas 2.300 millones de personas lograron acceder a fuentes de agua mejoradas.

En ese mismo periodo el número de muertes de niños a causa de enfermedades diarreicas -muy relacionadas con un saneamiento precario- se redujo de 1,5 millones en 1990 a 600.000 en 2012.

“Claro que podemos decir que se ha mejorado mucho, pero 600.000 niños sigue siendo una cifra enorme”, declaró en rueda de prensa María Neira, directora de Salud Pública y Medio Ambiente de la OMS.

Según datos de la OMS, si se mejoraran el acceso a agua potable y se implementaran servicios de saneamiento adecuados se podrían reducir las muertes por diarrea en un 70 por ciento.

Asimismo, el estudio calcula que por cada dólar invertido en servicios de agua y saneamiento se puede obtener un retorno de 4,3 dólares, al reducir los costos de salud, aumentar la productividad en los puestos de trabajo y crear nuevos empleos en industrias relacionadas con la gestión de residuos.

“No solo eso, el agua y el saneamiento es un tema básico de derechos humanos y tiene un componente de género esencial. En el mundo son mayoritariamente las niñas las que van a buscar agua, lo que les impide en muchas ocasiones ir a la escuela”, especificó Neira.