Aviso de bomba A1

La historia es la siguiente.

Una obrero encontró la mañana del 5 de noviembre un bolso junto a una de las murallas de la Dirección Metropolitana de Gendarmería -en Avenida Vicuña Mackenna 5065-, se lo llevó a su trabajo y al llegar lo abrió y se percató que era un extintor con un sistema de relojería, o sea, lo más parecido a una bomba.

En su trabajo lo convencieron que se fuera de vuelta a Gendarmería a dar el aviso, según publicó ayer La Segunda.

“Pensó que era una máquina como las que usan los electricistas, pero le dije que eso era una bomba y que se la llevara de acá”, dijo ayer al vespertino el guardia de la obra donde trabaja el hombre que encontró el bolso.

El asunto es que al llegar a Gendarmería y contar, en la guardia, lo que traía en ese bolso le respondieron que se lo llevara de vuelta. Ahí fue cuando decidió tirarlo en el bandejón que va debajo de la Línea 5.

Lo que sigue es conocido; el 6 de noviembre hubo un intenso operativo del Gope de Carabineros por el artefacto sospechoso.

Estos hecho, consignados ayer en un artículo de La Segunda, motivaron que el ministro de Justicia, José Antonio Gómez, confirmara el inicio de un sumario interno por el caso, señala emol.

“Se inició una investigación sumaria a consecuencia de la información que se conoce. Nuestra preocupación es que tengamos todas las medidas de seguridad en todos nuestros establecimientos del país”, sostuvo.

El Director Nacional de Gendarmería, coronel Juan Jaime Letelier calificó de “grave” el hecho y anunció que se está haciendo una revisión a los protocolos.