Enrique Correa A1

De lleno entró el coyuntura política, económica y social -en entrevista con Qué Pasa- el ex ministro Enrique Correa, dueño y fundador de Imaginacción, la empresa que ha prestado asesorías a Penta y SQM, por lo que no ha estado exento de críticas.

“Toda empresa como la nuestra, como todo estudio de abogados tiene clientes del más distinto tipo, y si nos atenemos a las normas legales y las de nuestro propio código de ética -que está en nuestra página web-, no veo por qué podamos rechazar a un cliente. Lo que sí sería incomprensible es establecer una discriminación política en una empresa. Es como si fuera al médico y éste me dijera: “Señor, no lo puedo atender porque yo soy de derecha y usted es de la Nueva Mayoría”, dijo sobre la asesoría a Penta en medio de caso que vincula al holding con fraude tributario y presunto desvío irregular de platas a campañas políticas.

Respecto de SQM y su controlado Julio Ponce, protagonista del caso Cascadas, aclaró que “con Ponce Lerou, no he trabajado. Nuestra empresa -Imaginacción- es una consultora que tiene un contrato con SQM, reportamos al gerente general, el gerente general reporta al directorio, y en el directorio están presentes controladores y minoritarios. Por ello, no podemos prestar servicios en favor de uno u otro de los socios de la empresa”.

Otros de los temas que abordó Correa en su entrevista es lo que se refiere a la coyuntura en medio de las demandas ciudadanas y las reformas.

“La sociedad chilena cambió profundamente estos dos años, sus demandas son más fuertes que antes, hay una presión, una lucha muy fuerte por bienes públicos de calidad y esto es propio de una sociedad que se ha ido transformando en una clase media, exigente socialmente, pero moderada políticamente. Leer este cambio de la sociedad chilena como un giro hacia la izquierda puede ser un error fatal. Tenemos una sociedad de clase media y no una sociedad inclinada más hacia la izquierda”, dijo.

En ese sentido, respecto de que debería hacer el gobierno, asegura que “la vida nos va a ir concentrando cada vez más en la reforma educacional. Mire usted toda la concentración política que requiere la discusión de estos proyectos, que sólo reforman los alrededores de la educación, porque se supone que el 2015 va estar dominado por la discusión sobre la gratuidad y la educación pública. En la reforma educacional el gobierno se juega su suerte y se juega, además, la escena del país para un tiempo bastante largo”.