MATIAS WALKER

¿Viste el video YOMEREBELO de la UDI, ¿Qué te pareció?
-Ridículo. Bajan el nivel del debate público.

En el video, la UDI habla de rebelarse contra el Transantiago, pero con autos último modelo de fondo.
-Una caricatura burda. Una falta de respeto a usuarios del Transantiago. Se suman a las declaraciones descalificadoras de Evelyn Matthei. Forma parte de una misma estrategia para denostar a la presidenta y sus ministros.

¿Está loca la Matthei?
-No vamos a rebajarnos a su nivel de descalificaciones por respeto al país y sus instituciones.

Este ha sido el año de la DC. Han metido mano en todas las discusiones.
-¿Usted encuentra que es el año de la DC? je, je, je… No, yo creo que nos ha tocado un desafío importante, porque sabíamos que este año tenía que estar el sello de la DC en las reformas. Es así como Pablo Lorenzini jugó un rol bastante grande para aprobar la reforma tributaria, un rol que fue incomprendido, aunque después digan que lo dejaron fuera de la cocina, la verdad es que sin el rol que jugamos en la cámara de diputados hubiese sido muy difícil para el gobierno llegar a un acuerdo en el Senado.

Sin el rol de la DC, ¿la Nueva Mayoría hubiese sido la Nueva Minoría?
-De todas maneras. Eso lo han dicho muchos: el PS, el PC, y es así.

Fulvio Rossi ha dicho que la DC es un impedimento para que las reformas avancen.
-Me molesta eso. Fulvio Rossi es odioso. Exacerba sus diferencias al interior de la Nueva Mayoría. Después matizó sus dichos luego de una reunión con el ministro del Interior. No me extrañaría que Fulvio Rossi termine en un proyecto distinto. Tal vez apoyando a MEO y no a un candidato de la Nueva Mayoría. Para allá va su apuesta. Y si ves sus mensajes en tuíter que se han intercambiado con MEO, su apuesta va por ahí.

¿Le sapeas su perfil?
-No, pero es cosa de meterse, nomás. Esos intercambios de apoyo con MEO hablan por sí solos. Es una opinión lamentable cuando Fulvio Rossi dice que la DC entrampa las reformas. Eso no se condice con la realidad. Si ves la votación de la reforma educacional, el único partido y la única bancada de diputados que apoyó cien por ciento el proyecto de gobierno, fue la DC.

¿Falta que se le reconozcan los logros a la DC?
-Sí, de hecho esta directiva es la que más ha firmado acuerdos con el PC. Hay una miopía de no entender eso.

Ustedes se han quejado del maltrato hacia la DC de parte de la misma Nueva Mayoría, que los ha ninguneado. ¿Eso no es caer en la victimización?
-No, en ningún caso. Algunos no entienden que la gracia que tiene esta coalición es precisamente el equilibrio entre actores que deben ser tratados como iguales. Y, en ese sentido, hay algunos como Osvaldo Andrade que entienden bien que el PS tiene que crecer a la izquierda y la DC hacia el centro. Pero algunos, como Fulvio Rossi, no lo entienden.

LA COALICION

Gutenberg Martínez dijo que la Nueva Mayoría tenía fecha de caducidad.
-Mmmm. Yo aspiro a la proyección de la Nueva Mayoría más allá del año 2018. Le tengo fe tal como está. Y nos jugaremos por que triunfe esta coalición. Y en eso, probablemente, tenga una diferencia con Gutenberg Martínez. También entiendo que las coaliciones se van construyendo todos los días en base al afecto, al respeto y espero que en estos cuatro años podamos tener respeto por cada uno de los partidos. Aquí hay que terminar con los dimes y diretes. Voy a jugármela en la renovación de este contrato, en términos de igualdad de trato y respeto por nuestra sana diversidad de ideas.

Suena difícil si se la pasan peleando con el PS y el PC.
-Con el PS hemos tenido una espléndida relación en el Congreso, de mucha coordinación. Al menos en la cámara de diputados, nos hemos entendido muy bien con Osvaldo Andrade o Marcelo Schilling. Lo mismo con el PC que ha sido un aporte a este gobierno.

¿Es muy difícil dialogar con el PC?
-Depende. Si hablamos de DDHH, del valor universal de la democracia, probablemente con el PC vamos a tener diferencias con lo que está ocurriendo en Venezuela, Cuba y también en China, donde nosotros presentamos un proyecto pidiendo democracia para Hong Kong recientemente. Pero cuando hablamos de desigualdad, de reforma educacional, de la necesidad de mejorar nuestra atención primaria de salud, de cómo mejorar las pensiones, vamos a encontrar con el PC muchas coincidencias. Es mucho más lo que nos separa del PC de lo que nos une. O sea, al revés.

Te traicionó tu inconsciente.
-O sea, es mucho más lo que nos une del PS que lo que nos separa. Una coalición de gobierno que es capaz de terminar con la pre existencia del embarazo en las isapres- cuando la derecha se ha lavado la boca tantos años con que hay que defender la familia- fue esta coalición con una presidenta de la república socialista, una ministra de salud PPD y un superintendente de salud DC. Esas son cosas concretas que de alguna manera revelan el alma de esta Nueva Mayoría.

En los últimos días, la relación entre la DC y el PS ha estado peligrando por la reforma educacional.
-Nunca ha estado en peligro. Siempre prima la sensatez y el sentido de responsabilidad. Tenemos un compromiso con los ciudadanos y eso lo cumpliremos hasta el final. Lo que no quiere decir que nos dejemos atropellar y ningunear. En la reforma educacional nos enredamos en una indicación que no era parte del proyecto de gobierno y ocurrieron una serie de descalificaciones. Y nos acusaron de estancar las reformas. Y no es así. Nosotros decimos júzguennos por nuestras votaciones. En materia de reforma tributaria, algunos socialistas se dieron el gusto de votar en contra del artículo referido, por ejemplo, a la ley de alcoholes. Júzguennos. Lo demás es poesía.

¿Hay mucha poesía de parte del PS?
-Mucha poesía, muchas frases hechas para la cuña. Algunos tratan de armar diferencias artificiales entre nosotros, como lo ha hecho el senador Fulvio Rossi, y han habido críticas muy injustas con lo de la reforma educacional. Hay un exceso de retórica en criticar a la DC. Por ejemplo, en el tema de los sostenedores. Aquí hay sostenedores de todos los partidos. En los colegios particulares subvencionados hay sostenedores del PC, del PS, de la UDI, de RN y radicales.

Se te olvida la DC.
-Y le cargan la mata a la DC, lo cual es bastante injusto. Todos esos democratacristianos o vinculados a la DC, como hablan ahora en los reportajes, porque hoy día basta que uno pueda tener un familiar dueño de colegio, para que digan que está vinculado. De hecho, me parece muy injusto un reportaje sobre el senador Carlos Montes. Todo porque un concuñado tenía un colegio, y lo presentaron como si fuera un pecado.

¿Está muy demonizado el papel de los privados?
-No. El proyecto no es una amenaza para la educación particular subvencionada, porque desde el momento en que se sometan a la nueva institucionalidad, recibirán aportes del Estado. Incluso, el temor mío es lo contrario: le estamos entregando los mismos recursos a los colegios particulares subvencionados y municipales, y lo que puede haber es un aumento en el éxodo de las matriculas a los subvencionados.
Todo este año la DC fue muy crítica a las reformas impulsadas por el gobierno. Ahora me dices que está todo bien.

¿No es un tanto bipolar eso?
-Nunca vamos a ocultar diferencias reales que tengamos y las asumiremos públicamente. Por ejemplo, ahora pedimos una cifra mayor a la del gobierno en reajuste al sector público.

LOS PRÍNCIPES

¿Te consideras un príncipe?
-Los príncipes, los guatones, están pasados de moda en la DC. La verdad es que los grupos internos dentro de la DC es un tema que me aburre profundamente. Lo encuentro una lata. Hoy existen grupos que se mueven más por una lógica de poder que por una diferencia ideológica. Puedo entender la diferencia de tesis históricas que había, a principios de los 70, entre Patricio Aylwin y Renán Fuentealba. Pero hoy no hay grandes diferencias ideológicas dentro de la DC. Por suerte, el tema de los grupos internos se ha ido diluyendo. Y hoy hay alianzas más cruzadas y eso me parece muy sano. Estas divisiones las encuentro muy artificiales. En la DC no tenemos diferencias de ideas.

Pero hay un ala más disidente y progresista.
-Pero ¿quién representa hoy en día esa ala?

Belisario Velasco, por ejemplo.
-Está bien, pero no quiero opinar sobre Belisario Velasco. Pero, por ejemplo, soy partidario del matrimonio igualitario. ¿Eso me hace más progresista o más conservador? Por eso te digo que las diferencias son más artificiales que otra cosa.

No todos en la DC están a favor del matrimonio igualitario. De hecho, sin ir más lejos, tu hermano se opone.
-Sí, pero esa es una diferencia bastante legítima. Y es bastante generacional. Si ves el congreso ideológico de las juventudes democratacristianas están por el matrimonio igualitario. De hecho, somos la primera bancada que presentó un proyecto de matrimonio igualitario. La DC siempre ha sido un partido progresista, identificado en una línea más de centro izquierda y más reformista. ¿Qué gobierno es el que ha hecho más reformas? Lejos el gobierno de Frei padre. Somos herederos de esa tradición. A lo mejor ustedes me podrían situar en una perspectiva más conservadora. Pero estoy a favor del matrimonio igualitario. El presidente del PS incluso es contrario.

O sea, la DC es más progresista que el PS
-No sé si más, pero me carga que se creen etiquetas artificiales. Fuimos el primero en proponer un proyecto para permitir el uso de cannabis con fines medicinales en la cámara de diputados. Le pedimos a la ministra de Salud que sacara la marihuana de la lista 1. Lo mismo hicimos con la idea de despenalizar la marihuana como consumo personal. Nos adelantamos a lo que salió diciendo Ricardo Lagos tres meses después. Esas etiquetas de ser más conservador están erradas y se diluyen rápidamente. Algunos tratan de etiquetarnos en el conservadurismo por conveniencia político electoral. Pero no es así.

A propósito, ¿has fumado pitos?
-Probé en cuarto medio. Pero fue LA vez. No me produjo ningún efecto ni me volé. No le hallé mucha gracia.

¿Qué te parece que militantes de la DC, como Mariana Aylwin, estén metidos en Fuerza Pública?
-Me parece mal, porque en un principio podía ser una cosa más ingenua, porque Andrés Velasco participó en las primarias de la Nueva Mayoría. Pero ahora claramente él se ha situado al margen de la Nueva Mayoría. Lo hemos dicho claramente, los acuerdos se tienen que generar a partir del partido y de la Nueva Mayoría y ningún militante puede actuar al margen. Por lo tanto, creo, que los simpatizantes de Fuerza Pública que militan en la DC, por un mínimo de ejercicio de honestidad política e intelectual, debieran renunciar al partido. Mariana tiene que elegir entre seguir en la DC o irse con Velasco. No es un tema disciplinario, sino de consecuencia política.

Andrés Zaldívar estaba abierto a recibir a Velasco.
-Esa decisión la debe tomar Andrés Velasco. Hoy lo veo en otra. Lo veo mucho más cerca de formar un centro derecha liberal con otros movimientos como Amplitud y Lily Pérez. Nosotros no tenemos nada que ver con ellos. ¿Además a quiénes van a apoyar ellos? Al piñerismo. Y nosotros nada más lejos de eso.

¿Qué tiene Velasco que atrae tanto a los militantes de la DC?
-Tal vez carisma. Pero la mayoría de la DC está por un proyecto colectivo, situado en la Nueva Mayoría, y no por seguir un personalismo que no se identifica con nuestras reformas. Lo mismo con MEO. No creo en la política de los caudillos, creo en la democracia de instituciones, en los partidos y por eso dentro de la Nueva Mayoría tendremos un candidato electo democráticamente que no será ni MEO ni Andrés Velasco.

Puede ser tu hermano Ignacio
-Eso lo tiene que definir él. Si es el candidato del partido, lo apoyaré con mucho gusto. No sé cuáles son sus planes cuando deje la presidencia de la DC. Para serte franco, no lo sé.

A tu hermano le han dado duro este año.
-¿Y ustedes? Ja, ja, ja. He visto las portadas que le han dedicado y la verdad es que me he muerto de la risa. En todo caso, a él no le entran balas.

¿Existe la dinastía Walker?
-¿Así como la dinastía Kennedy? ja, ja, ja… No. Sinceramente, no lo veo como una dinastía. No me gusta esa palabra. No hay esa planificación como de decir “mira, tú vas a ocupar ese cargo y tú este otro”. Las cosas han surgido espontáneamente.