AVP A1

Con 11 votos a favor y uno en contra se aprobó este martes en la Comisión de Constitución de la Cámara Baja, el proyecto de Ley que crea el Acuerdo de Vida en Pareja.

El segundo trámite constitucional del AVP, fue aprobado en la instancia que sesionó por largas horas y estuvo marcada por las intervenciones de parejas lésbicas, el representante de la Conferencia Episcopal, Fernando Chomalí y Erika Montecinos de la Agrupación Lésbica Rompiendo el Silencio.

Chomalí aseguró en su intervención que “la institución del matrimonio responde de mejor manera a lo que la persona es (…) el anhelo de juntarse entre un hombre y una mujer es anterior al Estado, y el Estado asume esta realidad y le da un sentido público (…) por eso tenemos el deber de cuidarlo. El matrimonio es la base principal de la sociedad, por lo tanto la pregunta es si este proyecto colabora con el fortalecimiento del matrimonio o no, fortalece la familia o no”.

“Está más que claro que esta unión concede los mismos derechos y beneficios que el matrimonio pero al mismo tiempo es gravosa en responsabilidad y deberes. Aunque su estado similar al matrimonio, tiene menos deberes y es más fácil librarse de él. Es decir qué valor se le da al compromiso, al comprender al hombre y a la mujer como ser integral”, agregó según consignó La Tercera.

En la misma línea parlamentarios de la UDI, llamaron a sincerar el debate y transparentar la verdadera intención del AVP. “Yo creo que hoy estamos tratando de mirar en un mismo proyecto dos tipos de situaciones distintas. Porque una cosa es regular qué pasa con los bienes adquiridos por una pareja, pero lo que vemos hoy es un pasó mas allá y que dice relación a la adopción. Creo que aquí debemos realmente sincerar el debate, saber hasta dónde se quiere llegar con el AVP (…) Hoy el debate se está centrando en las parejas del mismo sexo y esto tenía otra connotación”, sostuvo la diputada del gremialismo Marisol Torres.

Por su parte Montecinos sostuvo que a pesar de que la comunidad lésbica chilena valora los avances que se han hecho en materia de reconocimiento, el AVP no corrige la vulneración de los derechos de mujeres y niños que conformen familias homoparentales.

Por otra parte, Alexandra Benado, quien con su pareja Alejandra Gallo tuvirton mellizos por una técnica de fertilización asistida, sostuvo que “creo que los derechos no se piden, creo que son inherentes al ser humano. Y ustedes parlamentarios son los encargados de ejercer esos derechos”.

“Yo vengo hoy a pedir por los deberes y derechos de Lucas y Diego (sus hijos) y por mi deberes y mis derechos”, dijo.

“Apoyamos el AVP y el matrimonio igualitario, pero aquí hay niños que ya existen, y que hoy están desprotegidos de sus derechos básicos. Si el día de mañana Alejandra se muere o nos separamos, nos vamos a ver enfrentadas a un problema legal que no vamos a poder resolver”, explicó.

Con la aprobación de la idea de legislar sobre el AVP y tras la suma urgencia que le otorgó el Gobierno al proyecto, mañana se discutirá en particular.