joe cocker EFE

La voz desgarrada del británico Joe Cocker, una de las más distinguidas del rock y el “blues”, se apagó ayer a los 70 años tras una batalla contra un cáncer de pulmón.

El cantante, nacido en la localidad inglesa de Sheffield, lanzó su carrera en agosto de 1969, cuando cerró su actuación en el festival de Woodstock con su particular versión del “With a Little Help From My Friends”, de los Beatles.

“Recuérdennos”, le dijo entonces al público en tono profético Cocker, que convirtió en un himno generacional su interpretación del tema de John Lennon y Paul McCartney, música de entrada de la serie “The Wonder Years”.

Al éxito en Woodstock le siguieron varios años de giras estadounidenses, incluida la legendaria “Mad Dogs & Englishmen Tour”, en las que compartió camarines y excesos con músicos como Jimi Hendrix, Janis Joplin, Rod Stewart y los Rolling Stones.

Convertido en una estrella de la música, el joven de clase trabajadora que se había criado en los pubs del norte de Inglaterra confirmó en 1975 su talento para interpretar grandes éxitos con “You Are So Beautiful”, un tema que Billy Preston había grabado antes sin lograr llamar la atención del público.

La bohemia de sus primeros años de recorrido musical deterioró su imagen entre el público de Estados Unidos, hasta que cambió de vida al conocer a Pam, con quien se casó y se retiró a un rancho en el estado de Colorado, llamado Mad Dog Ranch (“Rancho del perro loco”), donde ha vivido las últimas cuatro décadas.

Cocker salió de aquella crisis personal con su voz quebrada intacta y poco después, en 1982, publicó su tercer gran éxito, “Up Where We Belong”, banda sonora original de la película protagonizada por Richard Gere “An Officer And A Gentleman”.

Aquel dueto con Jennifer Warnes le valió a Cocker un Grammy y le llevó al escenario de los Oscar en 1983, cuando la Academia otorgó a los autores del tema la estatuilla a la mejor canción original.

Cocker fue uno de los amigos cercanos de los Beatles, que le enviaron telegramas para felicitarle cuando alcanzó el número uno con su canción.

Tanto Ringo Starr como Paul McCartney, los dos antiguos integrantes de la banda de Liverpool que continúan vivos, rindieron hoy tributo al cantante.

“Le quería mucho, como mucha gente. Adoraba su forma de cantar. Me sentí especialmente complacido cuando decidió versionar ‘With A Little Help From My Friends'”, dijo McCartney, mientras que Ringo le dedicó un “adiós” a uno de sus “amigos”.

El mundo de la música británica alabó hoy el talento de Cocker. Su amigo Rick Wakeman, teclista de la banda de rock progresivo “Yes”, celebró la voz “única” del británico, al que describió como “un gran tipo”.

“Es muy triste para toda su familia y amigos, para todos los que le amaron. Lo mejor, al hablar de alguien como Joe, es todo lo que deja atrás, un legado que estará con nosotros por muchos años”, dijo Wakeman.

El líder de Aerosmith, Steve Tayler, también lamentó la muerte: “Te amaremos eternamente. Te echaremos de menos”, afirmó, mientras que el canadiense Bryan Adams le describió como “el mejor cantante de rock que ha existido”.

A lo largo de su carrera, Cocker publicó 22 álbumes de estudio, un currículum que cerró en 2012 con “Fire It Up”.

Tras una larga gira europea en 2013, su deteriorada salud le había llevado a programar para junio de 2014 un último concierto de despedida en el Hammersmith, en el oeste de Londres.