arenas balnco A1

A días de que llegue al Congreso, los detalles de la reforma laboral han sido manejados con hermetismo por el Gobierno, lo que ha generado tensión tanto en las propias filas oficialistas, como en la oposición y entre los empresarios y la CUT.

Si bien el Ejecutivo ya acercó posiciones con la CUT, con el empresariado se mantienen importantes diferencias, cuyos principales líderes han acusado que la incitativa le daría “un poder monopólico a los sindicatos”.

La última reunión entre ambas partes se llevó a cabo este miércoles, cita de la cual no salió humo blanco. Al término de ella, el presidente de la CPC, Andrés Santa Cruz, insistió en que tal como está la reforma perjudicaría a la economía y particularmente al empleo. Esto, porque el Ejecutivo aseguró que los “encabezados” de la reforma irán “sí o sí”, y que por tanto, no se incluirán las principales demandas de los empresarios.

De momento, la última minuta con la que el Gobierno ha trabajado con la CUT y los gremios empresariales está fechada el 18 de diciembre, documento al cual tuvo acceso El Mercurio.

Puntos clave

En la minuta se menciona “la titularidad del derecho de negociación al sindicato, estableciéndolo como sujeto principal de la negociación por parte de los trabajadores”. Asimismo, se indica que los beneficios negociados por un sindicato y establecidos en un instrumento colectivo “se aplicarán a los trabajadores que se afilien al sindicato con posterioridad a la negociación”.

Asimismo, describe la “ampliación del derecho a información de los sindicatos” respecto de la empresa, amplía sus beneficios, y modifica el derecho a huelga: “Se elimina la facultad del empleador de reemplazar los puestos de trabajo de los trabajadores en huelga con trabajadores propios o externos de la empresa, lo que es consistente con la actual jurisprudencia de la Corte Suprema (salvo compañías “estratégicas)”.

“Se amplían las horas de trabajo sindical en las grandes empresas y se establece un pago proporcional a las mismas”, añade el texto, en que también se abordan los “temas pendientes de resolución y que forman parte de la agenda laboral”.

Algunos de estos puntos “sensibles” son la extensión de los beneficios del contrato colectivo a quienes no formaron parte de la negociación, la negociación colectiva del sindicato interempresa, y la fijación del “piso” de los beneficios con que los trabajadores negociarán.