velasco A1

Las cenas de lujo en el extranjero, más propias -vale decir- de la derecha aristócrata que del progresismo parecen estar de moda. A la ya sabida y ultra polemizada comida del yate en Nueva York, ahora se filtró otra, y el protagonista es el paladín de las malas prácticas.

Según publica Reportajes de La Tercera, el mismo año en que Heraldo Muñoz y su amigo Mario Paredes montaron el evento para juntar platas para Bachelet, Andrés Velasco, el mismo del almuerzo millonario, tuvo una recepción en Londres con sus ex compañeros de la Universidad de Yale, el alma mater del ex candidato presidencial.

“Un grupo de amigos de Yale está organizando la recepción como una recaudación de fondos para apoyar la campaña. Se quiere de una modesta pero significativa donación, y posteriormente habrá oportunidad para una exclusiva cena con el candidato, Lord Sainsbury y David Miliband”, decía la convocatoria al evento firmada por uno de los principales amigos de Velasco en Londres, Tony Borden, señala la publicación.

A diferencia del Caso Yate, no hay tanta exactitud acerca de las características del evento, pero sí está la confirmación de que se realizó en marzo de 2013, según consigna La Tercera.

Si bien la invitación precisaba, de acuerdo al artículo, que “el club Yale no se aventura en política”, decía que los méritos del académico lo hacían merecedor del fundraising; o sea, de la recaudación de fondos.

La misma publicación sostiene que el círculo de hierro del economista asegura que la convocatoria fue muy baja y que finalmente no se consiguió recolectar dinero para la campaña.

La revelación de esta cena aparece justo cuando los últimos antecedentes del Caso Penta desarman la defensa de Velasco.

El economista viene sosteniendo, desde que su nombre apareció vinculado al caso, que su relación con el holding sólo ha sido profesional, a través de charlas. Pero ayer se conoció parte de lo declarado por Délano y Lavín ante el fiscal Carlos Gajardo, en donde señalaban que sólo existió el almuerzo de los 20 millones de pesos y que nunca hubo una charla del economista en 2013.

Velasco declaró la semana pasada ante el fiscal del caso y la salida aseguró a la prensa que la factura impugnada “fue pagada después del período de campaña, y algo que es muy importante, los montos recibidos por la empresa Cactus, fueron gastados en cosas que son propias de aquella empresa, no fueron gastados en nada que tuviera que ver con actividades políticas”.

“Creo que los hechos van quedando claros, y me parece importante que la Justicia tome las determinaciones (…) al final la verdad se impone”, añadió el ex candidato al salir de la Fiscalía Oriente.

Sobre el contenido de la charla en Penta, Velasco dijo que “se trató de una presentación que duró más de dos horas, en que tocamos temas de la economía nacional, internacional, y las políticas públicas y cómo ellas actúan en los mercados. Tocamos temas que en ese momento estaban en la contingencia, la presentación fue a los principales controladores del grupo y a Manuel Antonio Tocornal, gerente general del grupo”, agregó.

En sus declaraciones, los días 5 y 6 de enero, los dueños de Penta se refirieron de esta manera al famoso almuerzo:

Délano: “Respecto de Andrés Velasco, señalo que en julio de 2013 nos reunimos con él en un almuerzo con Carlos Eugenio, Manuel Antonio Tocornal, Juan José Santa Cruz y Andrés Velasco. El almuerzo lo organizó Tocornal para apoyar y saber más de las ideas de Andrés Velasco y aprovechar su experiencia en política y economía nacional e internacional. No hubo power point ni nada parecido. Sólo se conversó. Manuel Antonio Tocornal sabía que después del almuerzo íbamos a ser generosos con Velasco. El almuerzo con Velasco fue una especie de charla asesoría con fund-raising que es muy común y legal en Estados Unidos. Si yo fuera candidato lo haría del mismo modo. Como digo, ésta es la forma que en Estados Unidos los candidatos recolectan dinero para sus campañas. Manuel Antonio fue quien luego vio el tema del dinero. En los últimos cinco años no hemos tenido ningún otro almuerzo con un economista por estos montos. Se le aportaron luego 20 millones de pesos que era la suma que aprobamos con Carlos Eugenio Lavín. No hubo en 2013 ninguna charla que hubiera hecho Velasco para Penta, salvo el almuerzo señalado”.

Lavín: “Respecto de la boleta del señor Olave no tengo conocimiento. Carlos Alberto me dijo hace poco que le parece que Manuel Antonio Tocornal le pidió autorización para hacer ese pago. El señor Olave no prestó ningún servicio para Penta. Lo que he averiguado hoy día pareciera que se trata de un aporte político al sr. Andrés Velasco. Respecto de la factura de Cactus SPA, señalo que Manuel Antonio Tocornal nos insistió mucho que quería hacer un almuerzo con Andrés Velasco porque quería explicar su postura y sus puntos de vista como precandidato en las primarias. Se hizo un almuerzo en el piso 16 de Penta con Juan José Santa Cruz que es el tesorero de la campaña de Velasco, Manuel Antonio Tocornal, Andrés Velasco y yo. En el almuerzo, Velasco se explayó sobre su visión del país, lo que faltaba a Chile para alcanzar el desarrollo, que había que aumentar la recaudación de impuestos para alcanzar el desarrollo. Fue un almuerzo muy interesante e instructivo para conocer el pensamiento de una persona de centro izquierda cuya opinión nos merece respeto. Nadie habló de plata en el almuerzo. A la salida del almuerzo Manuel Antonio Tocornal me dice: “¿cuánto le damos?”, “te parece bien unos 20 millones?” y yo le dije OK, velo tú. Carlos Alberto también lo apoyó. Estos son aportes en el filo de la navaja, porque él puede sostener que es una asesoría. Yo lo entiendo como una recaudación de fondos elegante. Carlos Alberto le dijo que el parecía que estaba fuera de foco por estar en la coalición que estaba. También le recomendó en el almuerzo que no fuera a primarias y que fuera a la final. La implementación de este pago la vio Tocornal con Bravo”.