Felipe Kast, diputado de Evopoli: “La derecha tiene que refundarse y dejar atrás la lógica de la Alianza”

Justo después que Allamand propusiera crear un partido único en la derecha, Felipe Kast sale al ruedo reconociendo la diversidad del sector. Dice que cree más en una federación de partidos y que incluso convocaría a “independientes y huérfanos de la Concertación”. Sobre la UDI y Penta, asegura que Moreira ha sido el personaje que mejor ha reaccionado, “independiente si fue tardío o no”.

Felipe-Kast-foto-alejandro-olivares

¿Cómo ha golpeado el caso Penta a la derecha?
La UDI es la principal afectada, porque los dueños de Penta eran militantes del partido. Sin embargo, este caso golpea a la clase política de forma transversal. Por eso creo que los políticos tenemos que reaccionar rápido, con dos discursos muy simples: primero, que la justicia haga su trabajo en forma completamente independiente; y segundo, que hay que elevar los estándares de transparencia y terminar con el aporte de empresas a la política. La semana pasada participé en una reunión que convocó Osvaldo Andrade y, por lo menos, está la disposición de avanzar en una agenda legislativa en ese sentido.

Podría especularse que esa reunión tenía como sentido aunar posiciones para llegar a un acuerdo.
Esto en ningún caso fue para tratar de llegar a un acuerdo en los casos que están siendo investigados, sino que es un intento de la clase política para ponerse al día con los estándares que pide la ciudadanía. A mí me parece bien que la justicia tenga toda la libertad para llegar al final de la investigación, pero lo que no me parece es lo que ha hecho el gobierno con el caso del ministro Alberto Undurraga y la fiesta de recolección de fondos en el yate. En lugar de avanzar en transparencia han tratado de ocultarlo y minimizarlo.

¿Tú crees que Undurraga debería haber renunciado?
En el caso de Alberto Undurraga ya sabemos que efectivamente recibió platas para pagar deudas de campaña. Yo creo que por lo menos debería dar disculpas, así como lo hizo Iván Moreira. La decisión de sacarlo o no la tiene que tomar el gobierno, aunque no soy muy partidario de que la única solución sea sacarlos a todos.

¿El que tiene más plata gana la elección?
El sistema binominal nos ponía en una paradoja: la plata para las campañas era para competir contra el candidato de tu mismo sector. Mi competencia, por ejemplo, era Mónica Zalaquett, y ahora me explico por qué Carlos Eugenio Lavín no quiso apoyar a los candidatos de Evopoli, porque sentía que nosotros éramos una competencia para la UDI. El más perjudicado en todo esto era RN, y en el caso de las presidenciales, ocurrió otra paradoja: la candidata de la izquierda recibió más aportes que Evelyn Matthei.

Entonces es verdad: el que tiene más plata gana.
No necesariamente, pero claramente juega un rol: un candidato que no tiene recursos obviamente es difícil que pueda ganar. Yo creo que hay que tener una mirada más amplia, no sólo hay que regular el apoyo a los candidatos, sino que también hay que poner ojo con el lobby que se hace en el parlamento. La ley del lobby regula eso y se asegura de que cualquier conversación que tengas con alguien interesado, debe ser documentada, sino se comete un delito.

Carlos Lavín declaró que respecto al correo que le mandó a Ernesto Silva, en donde le hablaba del plan garantizado de salud, él creía que era una especie de lobby directo. ¿Te parece que eso es lobby?
La ley del lobby obligaría a que esa conversación sea pública: correos como ese deben ser públicos.

Lavín le dijo al fiscal que le parecía obvio que -siendo Ernesto Silva sobrino de Délano-, ellos iban a hacer esfuerzos para convencerlo del error que estaban cometiendo si consideraban que un proyecto no era bueno. ¿Qué posibilidad tiene el votante común para expresarle a los parlamentarios su gusto o disgusto frente a un determinado proyecto?
Cuando tienes un familiar tienes más acceso y probabilidades de que te respondan de inmediato, pero yo creo que hoy la relación entre el parlamentario y la ciudadanía es más horizontal. A mí me llegan cientos de mensajes por muchas vías y trato de responderlos todos.

¿Qué te pasó cuando leíste los correos entre Moreira y Hugo Bravo?
En esos correos, más allá de que las formas no son las mejores, se ve a Moreira en una situación bastante angustiada. Él mismo ha dicho que lo habían mandado a morir al Sur, pero yo me quedo con sus disculpas: Moreira es lejos la persona que mejor ha reaccionado, independiente de si esto fue o no tardío.

Gabriel Boric decía que cuando la ética quedaba por debajo de la ley, se le hacía un daño a la institucionalidad en general. Los parlamentarios involucrados han decidido arreglar esto con disculpas, sin siquiera ver amenazados sus puesto. ¿Se puede hacer algo para que sean sancionados?

La nueva ley debe tener sanciones directas: cualquier persona que viole la normativa puede perder su cargo. Para eso necesitamos un Servel que pueda fiscalizar si los candidatos cumplen con la norma.

Si hubiese existido una ley así, ¿Moreira no podría haber seguido como senador?
En casos como los que estamos hablando, si efectivamente todo juega al margen de la ley, la nueva normativa debería incluir una sanción como esta.

¿Se le ha cargado la mano a la UDI?
Se la ha cargado la mano a la UDI porque están investigando a sus militantes, pero si estuviesen investigando los aportes de militantes de otros partidos probablemente se encontrarían con algo similar. Eso los dijo Carlos Alberto Délano, que al parecer había una práctica generalizada. Nosotros en Evopoli tenemos la convicción de haber funcionado con mucha tranquilidad durante las campañas.

Ustedes deben ser parte del 1%, porque Délano dijo que el 99% se financiaba fuera de la ley.
Me encantaría que la justicia no se quedara corta en su investigación. Me llama mucho la atención, por ejemplo, que el Servicio de Impuestos Internos haya dicho que no quería investigar el caso de Alberto Undurraga, porque era una sola vez.

¿Y qué piensas del caso Yate? ¿Te parece que hay irregularidades?
No hay que olvidarse que aquí, Michelle Bachelet, es la autoridad en ejercicio que más aportes reservados recibió, por lejos. Respecto al caso Yate, las contradicciones que vi ese día que esto se conoció en la prensa fueron impresionantes. Claramente es un caso que no es comparable con Penta, porque no hay evasión al fisco, pero las explicaciones que se han dado son inaceptables. Era mucho más decoroso que hubiesen reconocido la existencia de los aportes y que pidiesen perdón, pero decidieron dar una respuesta burda. A Gabriel Boric y Giorgio Jackson –a quien la Nueva Mayoría le regaló el cupo- les voy a empezar a creer cuando dejen de tener doble estándar. Hasta ahora no he visto ningún flyer de Revolución Democrática hablando de Undurraga o del caso yate, y eso me da mucha tristeza: el conflicto de interés que puede tener la UDI con Penta es igual de grave que el conflicto que tiene Giorgio Jackson con la Nueva Mayoría, que lo blindó.

Reformas y oposición

¿Qué tan mal lo ha hecho la derecha como oposición?
La derecha tiene que refundarse y dejar atrás la lógica de la Alianza. Necesitamos crear un conglomerado que convoque a los independientes y a los huérfanos de la Concertación, como Mariana Aylwin, José Joaquín Bruner, o Andrés Velasco, que están sin domicilio político. Este trabajo es largo y se tiene que construir bajo dos condiciones: una renovación del elenco y una construcción de los proyectos centrada en las ideas más que en la historia. Dado que la política chilena está dibujada en la lógica del Sí y el No, es muy difícil que los moderados de izquierda se sienten en la misma mesa con las personas que hace más de 20 años estuvieron participando de la dictadura.

Hoy, el capital político de Andrés Velasco es muy poco como para quererlo dentro de un conglomerado.
Me da mucha tristeza lo que ha pasado con Andrés Velasco, porque creo que sus ideas son muy cercanas a las de Evopoli y claramente lo que está ocurriendo no lo ayuda, pero en política no existen los muertos.

La semana pasada, Amplitud dijo que ya no era parte de la Alianza, que nadie los había llamado, que no había un proyecto. ¿Se murió la Alianza?
La Alianza ya cumplió su ciclo. Ahora debemos conversar con diversos actores -el PRI, Evópoli, Renovación Nacional, la UDI, y un grupo importante de la DC- para formar un nuevo referente.

Andrés Allamand habló de formar un partido único. ¿Qué te parece esa idea?
Es interesante que Allamand esté planteando alternativas fuera del molde, pero me parece que es difícil que eso ocurra: la derecha es muy diversa y eso es una riqueza que debemos aprovechar. Creo más en una federación de partidos, donde por lo menos debiera haber dos importantes: un partido liberal y uno conservador.

¿Existen candidatos a la presidencia que puedan salir de esta “federación”? Hasta ahora, Piñera es el único mejor rankeado de la derecha.
La única forma de que al final esto no sea un proyecto personal es haciendo primarias. Estoy convencido de que Sebastián Piñera va a estar dispuesto a ir a primarias para competir con cualquier otro candidato que quiera hacerlo, tal como ocurrió con Michelle Bachelet en su minuto.

¿Cómo evalúas el año que ha tenido Bachelet?
Tenemos una presidenta completamente carente de liderazgo, con una falta de sentido común muy grande, apegada al eslogan. Mira lo que pasó con la Casen: la presidenta prefirió ir a una pauta de turismo en vez de estar presente cuando se entregaron los resultados del indicador social más relevante de desarrollo humano. Todo esto se ha notado, por ejemplo, en la reforma educacional, donde nadie tiene capacidad de influir. La Democracia Cristiana, aunque ha tratado, está completamente fuera. Pareciera que los únicos influyentes fueron los que escribieron el programa y Bachelet prefiere descansar en eso: el programa de la presidenta es peor que la Biblia, porque al menos ésta era más interpretable.

¿Qué te parece el fin al lucro en los colegios?
Es un error definir el problema entre lucro y no lucro, porque el conflicto es entre buenos y malos colegios. Por hacerle caso a un eslogan, que dice que el lucro es malo, estamos haciendo una reforma para la galería, que va a tener cero impacto. A mí que no me vendan la pomada de que esto va a generar cambios estructurales, yo me río cuando dicen eso, porque lo único que quieren lograr con esta reforma en darse un gustito ideológico. Estoy seguro que, pese a esta ley que prohíbe al lucro, van a haber sostenedores que van a seguir lucrando.

¿Ya se están creando nuevos artilugios para seguir lucrando?
Los sostenedores que quieran lucrar van a pagarles sueldos a personas que eventualmente digan que trabajan en el colegio, y así van a sacar más dinero del que corresponde, como siempre han funcionado estas cosas.

La cárcel desincentiva el lucro.
Eso es cuando tú haces retiros, pero yo creo que el lucro no va a ser vía retiro, sino que a través de pagos de sueldos de personas que no hacen la pega. La clave acá estaba en cerrar los colegios malos, y de esa forma habrías podido identificar mucho mejor a aquel sostenedor que se lleva la plata para la casa. Mi gran problema con esta reforma es que se nos prometió que íbamos a tener una educación más inclusiva y de mejor calidad, y ninguna de las dos cosas van a ocurrir. Por eso quiero que empecemos a hablar de profesores, de cómo exigimos que para estudiar pedagogía los educadores provengan del 10% de los mejores alumnos de cuarto medio, cómo les pagamos sueldos dignos. Esta ley lo único que hace es matar a los colegios emblemáticos, lo que Carlos Ominami denomina como la “elite republicana”. Esto no ocurre ni siquiera en Cuba. Allá existe la Escuela Lenin, que es como el Instituto Nacional, así que esto no tiene que ver con derecha o izquierda, sino con premiar el esfuerzo, la meritocracia.

Mariana Aylwin decía que se había puesto demasiada expectativa en la eliminación de la selección, ¿a ti te parece lo mismo?
Estoy de acuerdo en que no puede haber selección en kínder, pero en todo lo demás estoy en desacuerdo.

¿Qué crees que Bachelet quiere lograr con estas reformas?
Ella quiere un país con más justicia, pero el problema está en que los mecanismos para lograr esa justicia son muy distintos a los que pienso yo. Yo creo que sin calidad en la educación pública es imposible tener integración, porque incluso alguien como Marco Enríquez Ominami ocupa el mercado para la educación de sus hijos. ¿Cuándo MEO va a dejar el mercado? Cuando la educación pública sea de calidad. Sin calidad no hay inclusión. La Nueva Mayoría cree que esto es al revés, están convencidos que quitándole los patines a los colegios emblemáticos y a los subvencionados, van a lograr mejorar la calidad. Pero eso no funciona así.

The Clinic Newsletter
Comentarios