dávalos A1

Un nuevo respiro, de la mano de su flanco favorito, encontró la UDI en medio del duro momento que atraviesa por culpa del caso Penta.

Este viernes, la revista Qué Pasa publicó un artículo donde cuenta que la nuera de Bachelet, Natalia Compagnon, recibió un crédito de 6.500 millones de pesos justo el día después de la elección de 2013, cuyo fin fue destinado a la compra de unos terrenos en Machalí, por lo que ya habría firmado una promesa de compraventa que le reditaría unos 3.000 millones de ganancias.

Ante estos hechos, el gremialismo se frotó las manos y no tardó en anunciar una nueva ofensiva, que si bien no es contra la Mandataria como el caso yate, si la vincula de rebote.

El diputado Issa Kort, en representación de la bancada del gremialismo, anunció que presentará un oficio a la Superintendencia de Bancos e Instituciones Financieras para que investigue “el crédito y a las autoridades del gobierno regional que estarían involucrados en presiones políticas económicas”.

“Nadie en Chile puede optar a un crédito por seis mil millones de pesos con un capital de seis millones y un par de autos”, acusa Kort en CNN Chile.
El caso se conoció por una denuncia que interpuso Sergio Bustos contra la empresa Canvas Ltda, de la que la nuera de Bachelet es dueña en un 50%, en el Primer Juzgado de Letras de Santiago. Bustos acusa a la empresa de deberle 200 millones de pesos por gestiones que -según él- habría realizado para conseguir el crédito en el Banco de Chile y comprar los terrenos.