von baer A1

Lejos de la prensa, flanqueada por su equipo asesor, y entre pifias en algunas intervenciones en el marco de su trabajo como senadora pasa los días Ena von Baer cuando se acerca su pasada por la Fiscalía por el caso Penta, recoge La Segunda.

El vespertino sostiene que su oficina en el piso 11 del Congreso ha sido el fortín donde se ha refugiado de los efectos que ha tenido sobre su nombre el caso del financiamiento trucho de las campañas políticas, donde se le vincula por un correo que envió al “Choclo” Délano y las platas que Jovino Novoa habría recaudado para ella.

El martes pasado, luego de que el presidente del Senado, Patricio Walker, le diera la palabra, desde las galerías de la sala cayeron pifias en su contra, por parte de representantes del colegio de Profesores y del sindicato de trabajadores del retailer Paris.

La Segunda asegura que ninguno de los otros parlamentarios involucrados en irregularidades han tenido que para el costo de la ex vocera de Piñera.

La publicación recuerda los casos de Iván Moreira (también involucrado en Penta), Carlos Bianchi (formalizado por negociación incompatible y fraude al fisco) y Eugenio Tuma (cuestionado por rendiciones cuentas).

Un día después de la pifias en la Sala, Ena tuvo que aguantar en la comisión de Educación que la presidenta de la FECh, Valentina Saavedra, luciera un polera con la leyenda: “Penta+SQM deciden la educación en Chile. Más democracia, menos corrupción”.

La Segunda también pone como dato su ausencia en la comisión de Gobierno ese mismo día cuando se comenzaba a discutir el proyecto sobre probidad en la función pública.

Von Baer además ha optado por mantenerse alejada de los medios, sobre todo cuando es requerida por Penta.

“No te voy a hablar de eso. De su trabajo parlamentario, todo lo que quieras”, dice una de sus asesores.

El pasado 12 de enero, luego de un silencio prolongado una vez que la apertura de la carpeta del caso Penta diera cuenta de la inconsistencia de sus versiones, Von Baer rompió su silencio y leyó un breve comunicado en la sede del ex Congreso en Santiago, donde partió diciendo que: “después una calmada reflexión, quisiera señalar lo siguiente: Lamento sinceramente la confusión y las molestias generadas a partir de una entrevista en la que me refería exclusivamente al periodo electoral y a la referencia a un correo electrónico enviado el 13 de diciembre solicitando recursos después de mi campaña, en el cual no tuve respuesta y tampoco la ayuda solicitada”.

“En ese sentido, quiero señalar que siempre actúo con la verdad, y se debió exclusivamente a un error involuntario”, agregó.