javier macaya a1

En el piso 12 de la Cámara de Diputados, donde se emplaza la oficina del presidente interino de la UDI, Javier Macaya, se realizó ayer una reunión privada y decisiva en el agitado proceso que vive la colectividad para levantar una directiva que asuma después del Consejo General convocado para el 10 de abril y que ha intentado, sin éxito, ser pospuesto por parte de algunos alcaldes y senadores.

Tras una áspera Comisión Política el día lunes, en que el alcalde de Colina, Mario Olavarría, trató de “huevón intrigante” al diputado José Antonio Kast, luego de que éste le sacara en cara una antigua polémica respecto de permisos otorgados a Tottus que tuvieron al jefe comunal investigado por cohecho y soborno, y que terminó con una suspensión condicional de la causa, los diputados se pusieron en acción para frenar la embestida del senador Hernán Larraín, que apuesta por una mesa de consenso y es apoyado por la mayoría de los senadores y, precisamente, la línea disidente de Olavarría.

Así, los diputados Ernesto Silva -quien renunció a la testera hace unas semanas en medio de cuestionamientos por su vinculación al caso Penta-, María José Hoffman, Juan Antonio Coloma, Gustavo Hasbún, Felipe Ward, Gustavo Squella, Jaime Bellolio y Kast se congregaron junto a Macaya a revisar los escenarios posibles y concluyeron que van a respaldar al diputado para que continúe en la testera hasta terminar el periodo de Silva al menos. En la cita también destacaron que hay avanzadas conversaciones con el senador Juan Antonio Coloma para que asuma una vicepresidencia y analizaron la opción de que Ward quede como secretario general, aunque este puesto aún no está zanjado.

“Lo que está claro es que los diputados no vamos a apoyar a Larraín y si quieren que haya competencia, pues que levanten una lista y compitan”, destacó un asistente.

Otro personero consultado por The Clinic Online adujo que “acá se quiere a toda costa un acuerdo y no hay disposición para ello”.

En tanto, un senador cercando a Larraín consultado por este medio argumentó que el legislador ha planteado en más de una ocasión que él sólo está dispuesto a asumir como presidente si se garantiza que hay consenso respecto de su nombre y que con la arremetida de los diputados ello se ve “muy lejos”.