dávalos esposa A1

Oficiales del cibercrimen de la PDI allanaron este martes dos domicilios en la VIII Región, ligados al asesor comercial de Caval, Victorino Arrepol. Esto en la arista que sustancia la Fiscalía de Rancagua por la falsificación de un correo electrónico del ministro de Obras Públicas Alberto Undurraga, donde aparecía operando en un negocio para la firma de Natalia Compagnón, nuera de la Presidenta.

La diligencia se desarrolló en la casa donde reside la hermana de Arrepol en Concepción y en Chillán, donde vive su ex pareja. En ambos ingresaron con orden judicial. Asimismo, llegaron hasta la casa de los padres de Arrepol, también ubicada en la capital regional, donde retiraron un computador, previa autorización de ambos.

Al mismo tiempo dejaron “invitado” al misterioso asesor de Caval para que se acerque a la fiscalía a prestar declaración. Esta figura es usada por la policía, ya que sólo el Ministerio Público puede citar formalmente. Hasta ahora no se ha identificado dónde reside Arrepol.

La decisión de la fiscalía se produce a poco más de un mes desde que el secretario de Estado, previo sumario interno, estableciera que el email era falso y presentara la denuncia ante fiscal Centro Norte José Morales. Este último, luego de analizar los hechos, la derivó al jefe de la Región del Libertador, Luis Toledo.

Básicamente, la comunicación digital -fechada el 18 de junio de 2014- hacía parecer que Undurraga había enviado un correo a la nuera de la Presidenta, Natalia Compagnón, señalando haber conocido a Victorino Arrepol, para un negocio en la VIII Región que ligaba a otro asesor de Caval, Sergio Bustos.

“Hola Natalia, espero estés muy bien junto a tu grupo, recibí tu correo y estoy a tu disposición, conocí a don Victorino y me pareció una persona muy correcta, lo que me gustaría saber es el nombre completo del operador que va a ver el tema de San Carlos, nombre de la empresa y representante legal”, señala el mail, dado a conocer por La Tercera.

El operador al que alude el correo, es Sergio Bustos, otro “asesor” de Caval, que participaría en un negocio de salinización de caminos en San Carlos para evitar el levantamiento de polvo. Todo esto para cancelar supuestas deudas pendientes que con él mantenía Natalia Compagnón y su socio Mauricio Valero.

Bustos es el mismo sujeto que demandó a Caval en el Primer Juzgado Laboral de Santiago por 200 millones, aduciendo una deuda por trabajos prestados. Entre ellos, el haber conseguido el crédito en el Banco de Chile por 6.500 millones para que Caval comprara los terrenos en Machalí, VI Región, los que posteriormente fueron vendidos al empresario Hugo Silva por 9.500 millones.

Este último negocio es hoy materia de investigación por el fiscal Toledo, bajo presuntos delitos de corrupción. En esta indagatoria, Bustos confirmó la existencia del correo.

El fiscal Toledo ha realizado una serie de diligencias, entre ellas la incautación de computadores en la casa del hijo de Bachelet, Sebastián Dávalos y su esposa Compagnón. Además, el PC y el celular que usaba Dávalos usaba cuando era el director sociocultural de la Presidencia.

Amiguis

Dentro de los detalles que se conocen hasta ahora son otros correos de Arrepol. Uno de ellos, enviado a Bustos, señala que deben ganarse un negocio con Gonzalo Vial hijo del dueño de Agrosuper, empresa a la que Caval le prestaba asesoría cuando en 2013 enfrentó el proceso de cierre. Fue en el terreno de Vial, donde Compagnón y Dávalos contrajeron matrimonio.

Otro mail revelado por La Tercera, -fechado en julio de 2014- señala que Arrepol da cuenta de cómo le informa a Bustos sobre las gestiones con el Banco de Chile para la adquisición de los terrenos en Machalí iban viento en popa. “Mami llamó a Andrónico”, refiriéndose a una supuesta gestión de Bachelet con Andrónico Luksic, el controlador de la entidad financiera.

Junto a esta arista central, el fiscal Toledo separó la querella por estafa presentada en marzo por Silva en contra de Compagnón.

En esta indagatoria, Silva logró que el perseguidor incautara el cheque por 2.000 millones que era la ganancia de Compagnón y Valero después de la venta de terrenos y los 500 millones que le pagó al banco por gastos operacionales.

Victorino Arrepol, en tanto, es un hombre de perfil misterioso. Por ejemplo, en 2009 denunció un secuestro y que sus plagiadores exigieron un rescate de 20 millones, para quedar finalmente en cuatro.

Carabineros, da cuenta La Cuarta, rastreó el celular y lo encontró junto a dos personas en el café Bombay de calle Moneda, donde abundan hermosas mujeres. En la oportunidad fueron detenidos Cristián Prieto y el joyero Nelson Serrano. El diario popular calificó el plagio como “olor a mula”.