Secciones

The Clinic Newsletters

Más en The Clinic

The Clinic Newsletters
cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Poder

23 de Abril de 2015

Penta: El SII se querella por los forwards truchos que incluyen a firma ligada a Cruzat

Las operaciones de estos cuestionados contratos se realizaron entre los años tributarios 2009 a 2013 y generaron un perjuicio fiscal que, de acuerdo a la estimación inicial realizada por fiscalizadores de la Subdirección Jurídica del SII, asciende a más de $2.400 millones. Los 97 contratos simulados fueron celebrados con las compañías CB Consultorías y Proyectos y Forestal Valparaíso. Esta nueva acción penal llega justo después de que los Carlos abandonaron la cárcel, luego de que se les modificara la medida de prisión preventiva por la de arresto domiciliario total. La acción se refiere a nuevas irregularidades vinculadas a 97 contratos simulados de operaciones de forwards, celebrados con las compañías CB Consultorías y Proyectos y Forestal Valparaíso.

Por

sii A1

Luego de que ayer se modificara la prisión preventiva de los dueños de Penta, Carlos Délano y Carlos Lavín por la medida cautelar de arresto domiciliario total, este jueves el Servicio de Impuestos Internos (SII) presentó una nueva querella por delitos tributarios en contra de los socios fundadores y representantes legales de distintas empresas del holding.

Esta nueva acción del ente fiscalizador apunta a los 97 contratos forwards firmados con las compañías CB Consultorías y Proyectos y Forestal Valparaíso, según informa el propio Servicio en un comunicado.

Respecto de esta trama, al igual que la vinculada con los egresos a cambio de boletas ideológicamente falsas, el SII investiga la autoría de delito tributaria por la rebaja de la carga impositiva de las compañías. Esto, luego de registrar como gasto en su contabilidad y luego incorporar en sus declaraciones de impuestos pérdidas ficticias originadas “en operaciones de forwards artificiosas”.

La acción penal del SII “está dirigida en contra de 26 personas por la responsabilidad que les corresponde en calidad de autores de los delitos previstos y sancionados en los artículos 97 N° 4 inciso primero del Código Tributario, que se refiere a la presentación de declaraciones maliciosamente incompletas o falsas o al empleo de otros procedimientos dolosos encaminados a ocultar o desfigurar el verdadero monto de las operaciones realizadas o a burlar el impuesto; y en el artículo 13 de la ley 20.544, que regula el tratamiento tributario de los instrumentos derivados, en relación con el artículo 97 N° 5 del Código Tributario, al haber omitido la presentación de declaraciones juradas exigidas por ley para la fiscalización de los impuestos asociados a estas operaciones”.

Estos contratos supuestamente truchos se efectuaron entre los años tributarios 2009 a 2013 y generaron un perjuicio fiscal que, de acuerdo a la estimación inicial realizada por fiscalizadores de la Subdirección Jurídica, asciende a más de $2.400 millones.

Cómo operaban los famosos forwards

Los cuestionados forwards, que los Penta usaban para pagar bonos de ejecutivos y desvío de platas hacia campañas políticas, consistían en antedatar estos contratos para generar pérdidas ficticias.

Según publicó un artículo de La Segunda el pasado 13 de febrero, las declaraciones del dueño de Siglo Outsourcing, Roberto Carrasco, y el ex gerente de Cruzat, Iván Rojas, permitieron ir desenredando esta madeja.

En el caso de Cruzat, tras generar la pérdida ficticia a Penta se hacía un contra forward, esto es una trama donde ahora la que perdía era CB Consultorías y ganaba el ejecutivo al cual Penta le quería pagar el bono. Por esta movida CB cobraba una comisión.

La primera vez que se reveló esta arista del Caso Penta fue a través de un artículo de Qué Pasa, que narraba que, en sus respectivas declaraciones ante la Fiscalía, los dueños de Penta habían contado sobre esta maraña para generar pérdidas ficticias.

Lo de Cruzat salió a la luz pública luego de que el ex asesor, Hugo Bravo reconociera la existencia de esos contratos, que se hicieron entre 2008 y 2012, antes de que con VSA.

“Yo no participaba en esa decisión, se los comunicaba a los ejecutivos y se les decía que la opción era un forward trucho en que recibirían tanta plata en un cheque de CB a la sociedad que cada ejecutivo designaba. Por ejemplo Comparini tenía Cerro El Plomo, Tocornal Inversiones Noviembre, Marcos Castro tenía una EIRL, Oscar Buzeta lo recibía a nombre propio o a veces se conseguía boletas de honorarios de sus cuñada. A mi, cuando me correspondió bono, era a través de mi Sociedad Santa Sarella o Inversiones Challico (…) Délano y Lavín también utilizaban estos sistemas con sus sociedades personales como una forma de retirar dineros”, explicó Bravo en su última declaración en la Fiscalía Oriente.

Temas relevantes

#CB#forwards#Poder#SII

Notas relacionadas