Elizalde-A1

El ministro secretario general de Gobierno, Álvaro Elizalde, salió esta mañana a prestarle ropa al jefe de Gabinete, Rodrigo Peñailillo, por los cuestionamientos que ha recibido la mano derecha de Bachelet luego de que ayer La Tercera publicara los extractos de los informes que el “Peña” efectuó y por los que emitió 4 boletas por 4 palos cada una a Asesorías y Negocios SpA, firma de Giorgio Martelli, que además facturó para Salar, la filial de SQM.

En ese sentido el vocero de Gobierno apuntó todos sus dardos a las informaciones que han salido de a poco en torno a los trabajos del “Peña” y a las boletas que emitió: “En alguna medida se ha llegado al extremo de cuestionar a personas íntegras y remuneradas. Todas las personas tienen derecho a ganarse la vida. La campaña se realizó conforme a la ley, todos formamos parte de un comando, estamos orgullosos de formar parte de esa campaña y lo hicimos de manera honesta”.

En medio de su aparición en La Moneda, Elizalde fue abordado por la información publicada hoy por The Clinic Online, sobre las boletas que Peñailillo emitió a Harold’s & Johns Business & Law Limitada, la empresa del jefe de gabinete del Ministro Nicolás Eyzaguirre, Harold Correa y su socio Alex Matute, y que corresponden a los meses de septiembre, octubre y noviembre de 2013, o sea, durante plena campaña presidencial de Bachelet, un periodo en el que el propio ministro ha señalado en distintas oportunidades, que se ha enfocó un 100% en ella. Los honorarios son de 2 millones 500 mil pesos y se recibieron en forma paralela a los pagos de Somae, empresa que administró la carrera presidencial de la actual Mandataria.

Ante esta información el vocero de La Moneda golpeó la mesa y pidió que “no le busquemos la quinta pata al gato”.

Por otro lado, Elizalde admitió que durante la última campaña presidencial de Bachelet trabajó gratis y que fue un tema que se conversó de manera positiva dentro de su familia.
“Yo presté servicios a la campaña de Michelle Bachelet de manera gratuita, lo conversé con mi familia y efectivamente retiré parte importante de mis ahorros, porque me pareció que era la forma de contribuir a la campaña”.
Al ser consultado por el caso de Peñailillo, respondió que “depende de la realidad de cada uno. Por lo menos yo tenía un APV que pude recurrir a ello y también la comprensión de mi familia”.
“Quienes participan de una campaña lo pueden hacer de manera gratuita o de manera remunerada, pero eso no obsta a que puedan desarrollar actividades profesionales de carácter legal”, añadió.

En esa misma línea destacó que “llama la atención que cuando las personas realizan trabajos honestos tengan que dar más explicaciones que quienes están investigados por eventuales delitos. Los que tienen que dar explicaciones son otros”.