Irlanda aprueba el matrimonio homosexual con un apoyo del 62%

El electorado irlandés aprobó con un 62,07 % de los votos emitidos en el referéndum celebrado este viernes la legalización del matrimonio entre parejas del mismo sexo, según confirmó hoy la Comisión del plebiscito.

bandera-gay

Los datos oficiales dados a conocer hoy indicaron que los votos en contra de la propuesta del Gobierno, de coalición entre conservadores y laboristas, para autorizar y dar categoría constitucional al matrimonio homosexual alcanzaron el 37,93 %.

El primer ministro irlandés, el democristiano Enda Kenny, celebró hoy que su “pequeño país” haya sido capaz de enviar un “mensaje global” sobre la “igualdad” con el apoyo mayoritario de su electorado en referéndum al matrimonio gay.

El jefe del Gobierno de Dublín, de coalición entre conservadores y laboristas, aseguró que Irlanda, un país aún mayoritariamente católico, puede ahora continuar avanzando para “crear una sociedad más justa y compasiva”.

El electorado irlandés, de poco más de tres millones, aprobó con un 62,07 % de los votos emitidos en el referéndum celebrado este viernes la legalización del matrimonio entre parejas del mismo sexo, frente al 37,09 % que lo rechazó.

Asimismo, la asistencia a las urnas fue del 60,52 %, la más alta desde el referéndum sobre la legalización del divorcio celebrado en 1995, después del cual se celebraron veinte plebiscitos más.

Irlanda se ha convertido en el primer país del mundo que autoriza los matrimonios homosexuales por voluntad popular, subrayó el primer ministro.

Tras conocer los resultados definitivos, Kenny destacó la clara victoria del “sí”, pues de las 43 circunscripciones que componen el mapa electoral irlandés, solo en la de Roscommon-Leitrim Sur, en una zona rural del noroeste del país, ganó el “no” con un 51,42 % de los votos.

En su comparecencia ante los medios, Kenny estuvo acompañado por Joan Burton, la viceprimera ministra y líder del Partido Laborista, la formación que planteó a sus socios conservadores en el Gobierno la necesidad de convocar un plebiscito para legalizar el matrimonio homosexual, tal y como figuraba en su manifiesto para los comicios generales de 2011.

“Cuando miro atrás y analizo la campaña (del referéndum), pienso en muchas cosas. Pienso en la gente que lo ha hecho posible y en aquellos cuyas vidas cambiará para siempre”, dijo Burton.

“Pero sobre todo -dijo-, me acuerdo de los niños en cada ciudad, en cada pueblo, que van a crecer sabiendo que su país les acepta independientemente de lo que sean cuando sean mayores y de quién se enamoren un día”.

Comentarios