bachele

Un gesto vale más que mil palabras. La conocida frase grafica quizás de manera más elocuente lo ocurrido esta mañana en el Patio de los Cañones del palacio de La Moneda cuando la Presidenta Michelle Bachelet se acercó a Felix Avilés, padre del joven herido en la marcha del 21 de mayo en Valparaíso, Rodrigo Avilés, para saludarlo y darle un sentido abrazo de apoyo.

Tal como pudo comprobar The Clinic Online, la situación generó gran revuelo en los medios presentes, los que se abalanzaron sobre la escena, sobre todo para obtener la instantánea.

Posteriormente, la Mandataria y Avilés sostuvieron un diálogo algunos minutos.

El padre del joven que resulto herido el jueves pasado llegó hasta La Moneda para reunirse con el ministro del Interior Jorge Burgos.

“Él está en una situación gravísima permanente, estable, está en coma inducido. Está con riesgo vital permanente. Tiene dos elementos que son favorables, uno es la regulación de la presión cerebral que la tuvo altísima (…) y el otro es que ayer a última hora se concluyó que el flujo de oxígeno al cerebro se ha normalizado”, detalló Avilés.

“Con el ministro, a propósito de esta desgracia que ha vivido mi hijo por esta agresión y no accidente como ha dicho Carabineros y algunos medios, hemos planteado que es un hito que debe permitir superar una cultura de la desconfianza, de la agresión, de la violencia, de la no convivencia que Chile está viviendo”, agregó.

En tanto el vocero de Gobierno Marcelo Díaz dijo que “la preocupación del gobierno está en el restablecimiento de la salud de Rodrigo Avilés pero también lo que respecto de este caso se hagan las investigaciones que correspondan y si corresponde, que se sancione a quien corresponda”.