GIORGIO MARTELLI

Giorgio Martelli ha dicho que siempre vivió en un ambiente político. Su familia se vinculó con la izquierda y con el MAPU. Luego vendría su militancia en la Izquierda Cristiana y el PPD, partido al que renunció en el 2010. Aunque no fue un militante activo -creía más en su desarrollo en el mundo académico y empresarial- llegó a administrar la primera campaña de Michell Bachelet en el 2005 y fue su representante ante el Servel. En esos tiempos ya había tomado la decisión de perfeccionarse en este ámbito, escribió libros y viajó a Estados Unidos.

En ese proceso, llegó a trabajar en la campaña que enfrentó a Eduardo Frei con el exmandatario Sebastián Piñera y Marco Enríquez-Ominami. Su nexo en ese proceso fue el mismo que hoy lo liga con la precampaña de Bachelet en el 2012: el empresario y hoy presidente de Enersis, Jorge Rosenblut. Fue él quien lo invitó a trabajar en el comando de Frei, donde conoció a dos hombres ligados con la Democracia Cristiana: los abogados Alfredo Ugarte y Pedro Yaconi.

Allí también conoció a quien sería su socio en la empresa G2M, Gonzalo Mehech. En esa campaña, que marcaría al mundo concertacionista por la pérdida de poder, le presentaron a la contadora DC, Clara Bensan, quien hace algunas semanas declaró en fiscalía y lo dejó en una incómoda posición luego de que confesara, entre otras cosas, que le había entregado un maletín con dinero después de haber cobrado un vale vista en un banco.

Martelli junto a Bensan están querellados por los delitos -en calidad de autores- que están previstos en el artículo 97 N°4 del código tributario. Según la acción judicial del Servicio de Impuestos Internos, ambos se concertaron maliciosamente para facilitar facturas falsas por servicios que nunca se prestaron a Soquimich. Lo que se tradujo en una rebaja de la base imponible del impuesto de primera categoría que se deben declarar en el Formulario 22, correspondientes a los años tributarios 2010 y 2011.

Martelli ha dicho que Bensan era una profesional de confianza del comando de Eduardo Frei y que trabajó en la contabilidad de esa campaña, pero también en otras tareas como las campañas ciudadanas que se hicieron en ese tiempo y en G2M.

Respecto a las declaraciones de la contadora DC, que lo sindican como quien le pidió que le extendiera facturas a través de su empresa Asesores en Gestión Integral Limitada, Martelli se ha defendido diciendo que nunca se lo solicitó. La versión del geógrafo apunta a que su responsabilidad se limitaba solo a la entrega de los datos para llenar los papeles. Los pagos investigados, que están en la nómina de gastos discrecionales del exgerente General de SQM, Patricio Contesse, fueron, según Bensan, por servicios no prestados a la minera no metálica solicitados expresamente por Martelli y por un monto total de $92.750.000. La primera factura indagada corresponde a más de $34 millones; la segunda a $58 millones.

Martelli ha dicho que no recuerda estos hechos ni tampoco haber llevado facturas físicamente. Lo que sí reconoce Martelli es que acompañó a Bensan a cobrar el vale vista por la segunda factura al banco. Pero acota que el dinero lo llevó a la oficina ubicada en la calle Hindemburg, donde operaban, al frente de la Fundación Frei. Martelli le habría entregado el dinero a Francisca Contreras o Pedro Yaconi.

Respecto a las boletas que Bensan recibió y que habrían sido facilitadas por Martelli, el geógrafo ha dicho que ni siquiera conoce a las personas que las emitieron y que tampoco se las entregó a Bensan.

La contadora era del círculo de confianza del comando, donde se trataban los temas financieros y donde funcionaba un comité que revisaba las cuentas. Dentro de esas personas también se movía Yaconi y Rosenblut, generando las redes con los empresarios.

SU ROL CON FREI

En los tiempos en que participó en la fallida incursión electoral de Frei, Martelli había ganado experiencia como administrador de campañas, específicamente por su trabajo con Bachelet. Las obligaciones que fue tomando en el comando de Frei llegaron a un punto alto, situación que lo obligó a renunciar a su trabajo en las Agencias Regionales de Desarrollo Productivo, donde se desempeñaba.

Comenzó colaborando en tareas administrativas. Al igual que con Bachelet en su última elección, también ayudó a buscar una casa para que funcionara el comando y entregó ideas para armar la estructura financiera que tendría. Por eso, constituyó la sociedad G2M, donde fue socio con Mehech e imitó el mismo modelo utilizado en la presidencial del 2005 con Bachelet. Trabajó también con Magdalena Frei, con Francisca Contreras, administradora electoral y con Diego Méndez.

Martelli colaboró en la rendición financiera al Servel, en la organización de cenas, eventos, fiestas de recaudación y apoyó en momentos en que se conformó el grupo “Empresario por Frei”, que tenía como tarea entregar aportes programáticos en el área económica además de juntar dineros.

LO QUE DIJO BENSAN

En su declaración ante la fiscalía el 17 de abril pasado en calidad de imputada, Clara de las Mercedes Bensan Jofré, socia mayoritaria de la empresa Asesores en Gestión Integral Limitada, respondió ante el Ministerio Público por las dos facturas que dicha empresa emitió -el 2009 y 2010 respectivamente- a Soquimich por un monto total de $92.750.000.

“Respecto a las facturas 151 y 158 de Asesores en Gestión Integral Limitada de fechas 08 de octubre del 2009 y 09 de febrero del 2010 que se me exhiben, señalo que ellas las extendí a petición de don Giorgio Martelli, a quien conozco porque yo participo en política y lo conocí en las campañas presidenciales del 2005 y 2009 de la Concertación”.

La contadora aseveró que “en los meses previos a la elección del 2009 Giorgio Martelli me pidió una factura para financiar la campaña presidencial de la Concertación. Para eso me envió un correo electrónico en que me indica los datos de la factura que debe hacerse a Sociedad Química y Minera de Chile S.A. Al costado está anotado a mano por una de mis secretarias, Irene Guajardo a la que le pedí que llamara a Giorgio para que le pidiera el monto a facturar y la glosa de la factura. Por ello el monto que está anotado es de $34.750.000 con la glosa ‘Aseso. Finan y tributaria’. La misma señora Irene confeccionó por instrucción mía la factura con los datos que Giorgio Martelli me había proporcionado. Tras eso SQM me dio un vale vista que Martelli me entregó. Yo fui al banco con la escritura de la Sociedad, cobré el vale vista y le entregué el dinero a Martelli en efectivo”.

Bensan agregó que “entiendo, por lógica, que existían deudas de la campaña presidencial y Giorgio Martelli me volvió a pedir lo mismo, por lo que volví a extender siguiendo sus instrucciones la factura 158 por 58 millones de pesos. El vale vista lo cobré en el banco y luego el dinero en efectivo se lo entregué en un maletín a Giorgio Martelli, que era el hombre de confianza de la campaña en la recaudación de fondos”, dijo.

LAS EMPRESAS DE MARTELLI

En 2012 y 2013, Asesorías y Negocios SpA facturó principalmente a SQM Salar y a empresas del grupo Angelini cerca de $500 millones y durante ese periodo su empresa contrató, por orden del exministro de Interior, Rodrigo Peñailillo, a figuras del G90 y la amiga de la Presidente, Estela Ortiz, entre otros profesionales, para elaborar estudios que van desde análisis internacional a políticas públicas de la infancia. Lo hizo, tal como reveló The Clinic Online, para que estas figuras pudieran subsistir mientras se dedicaban a la política.

En la época de campaña de Frei, en tanto, estuvo vinculado a dos empresas creadas el mismo año 2009 integrada sólo por cercanos a Frei y ocupó además, según la información de prensa de la época, un rol clave.

El 11 de octubre de 2009, el diario La Nación publicó la existencia de un grupo de recaudadores “encabezado por Francisca Contreras -quien es la encargada financiera electoral- y lo integran además Gonzalo Mehech; el abogado de la Fundación Frei, Pedro Yaconi; el abogado Cristián Quinzio; y el geógrafo Giorgio Martelli, quien los está asesorando externamente”.

Ciper Chile el 17 de noviembre de 2009 agregó que “Contreras es la que decide, junto al senador DC Jorge Pizarro –encargado territorial- cómo y en qué se gastan los fondos. También cuenta la opinión de Yaconi y la del hombre a cargo del control de los gastos, Giorgio Martelli, uno de los pocos expertos en aplicar la Ley de Gasto Electoral”.

Según la información recopilada por The Clinic Online el 15 de mayo del año 2009, el abogado Alfredo Ugarte -quien por años fue secretario de la Fundación Eduardo Frei Montalva y que aparece mencionado en Ciper como uno de los que aportaba a la campaña-, creó junto a Diego Méndez Amor, empresario educacional que participó en el comando de aquel entonces en la repactación de deudas y que en noviembre de 2012 fue formalizado por “facilitación y promoción habitual de prostitución infantil, la sociedad Prolibertad S.A.

Según consta en el diario oficial el objetivo de compañía era amplio: desde promover el pensamiento humanista, laico y/o cristiano a la organización directa o por encargo, de organizaciones sociales, culturales, artísticas, de carácter político o partidario. El capital fue de $250 mil.

El 22 de junio del año 2009, según consta en el Conservador de Bienes Raíces, el abogado Quinzio envió a escritura pública el acta de la primera sesión de directorio de Prolibertad S.A. Los directores fueron Gonzalo Mehech, Felipe Contreras Haye y Martelli Robba. Como invitada especial asistió Francisca Contreras Astudillo, quien posteriormente fue la encargada financiera electoral. Se determinó en esa reunión que ella quedase como gerente general con amplios poderes de operación financiera y Martelli como presidente.

El 9 de septiembre de 2009, Martelli Robba junto a Mehech Castellón -ambos directores de Prolibertad y nombrados como recaudadores de Frei- constituyeron otra sociedad anónima cerrada: G2M S.A. Entre los objetivos estaba “la asesoría financiera, económica, política, administrativa y publicitaria de personas naturales y jurídicas; la realización de eventos culturales, deportivos, sociales y políticos; el desarrollo de recaudación de fondos para campañas electorales; actividades de promoción y marketing de marcas comerciales, productos, personalidades y de imágenes corporativas y afines; pudiendo administrar dichos fondos y destinarlos a la adquisición y/o arriendo de bienes y servicios que tengan por objeto la realización del objeto previamente detallado”.

El capital fue de $250.000, dividido en 250 acciones nominativas.

El 5 de octubre del año 2009, como está ratificado en el Conservador de Bienes Raíces, se inscribió el acta de la primera sesión de G2M. En ella se nombró como directores a Martelli Robba, Mehech Castellón y Alfredo Ugarte Soto. Se determinó que Giorgio sería el presidente, Mehech Castellón el gerente general y Francisca Contreras la gerente de administración y finanzas.

Ese mismo año, a pocos meses de constituirse, G2M se transformó en una empresa clave para la candidatura de Eduardo Frei. En primera vuelta emitió cuatro facturas por “Asesoría Financiera” por $224.678.932. En la misma elección pero en segunda vuelta fueron siete facturas por propaganda y publicidad por $ 54.018.970 y luego cinco por el mismo ítem por $ 62.970.396. Por último 13 facturas por Asesoría Financiera por un total de $185.326.293.

The Clinic Online contactó hace unas semanas, cuando reveló estos antecedentes, a Francisca Contreras para preguntarle por qué participó en plena campaña de Frei de dos sociedades con Martelli y a qué se dedicó Prolibertad y G2M. De forma muy amable, Contreras declinó hacer cualquier comentario aduciendo que había pasado ya mucho tiempo.

En tanto, Yaconi, también mencionado en el artículo de La Nación, acudió a declarar por una factura de $30 millones a SQM emitida por “Rentas, Inversiones, Servicios y Asesorías Limitada”, creada en 2006 y ligada a la familia Frei ya que fue constituida por su esposa, Mónica Antonia Urzúa Frei, hija de Mónica Frei Ruiz-Tagle. Yaconi además es socio en C2P consultores con Mehech Castellón.