Marcelo Díaz A1

El vocero de gobierno, Marcelo Díaz, se refirió a varios temas que han marcado a la política y la adminsitración Bachelet en el último tiempo. A través de una extensa entrevista en la Revista El Sábado, de El Mercurio, el ministro descartó que la salida de Rodrigo Peñailillo del gabinete presidencial representara un fracaso de una generación de políticos jóvenes: “Para nada. Yo, al igual que como dijo la Presidenta, creo que Rodrigo tiene mucho futuro. A mí no se me olvida que él dirigió el gabinete de la Presidenta en un período en que logramos destrabar y lograr éxitos muy relevantes que habían estado un cuarto de siglo a la espera: el cambio al binominal, el derecho a voto de chilenos en el extranjero, el acuerdo de unión civil, la ley de inclusión en materia educativa”.

Además, consultado sobre su rol para ayudar a revertir la baja de popularidad del gobierno, Díaz señaló que “más que un aporte individual, creo que es un momento de mucho juego colectivo: al interior del gobierno, con los partidos, con los parlamentarios, y en la medida en que hagamos las cosas que tenemos que hacer y las hagamos bien, eso se va a traducir en mayor adhesión”. Recalcó también que Bachelet no estaba enterada de la polémica precampaña: “La Presidenta dijo lo que es la verdad. Ella llegó a Chile a hacer campaña, no precampaña. Son hechos públicos, están validados por el momento en que toma la decisión, en que se comunica a la ciudadanía que se viene a Chile, y luego hay actos de campaña como el de la noche en que llega a Chile y en la comuna de El Bosque dice: ‘He decidido ser candidata a la presidencia de la República’. Pocos días después anuncia su comando, hay un acto de proclamación de los partidos que la apoyan de cara a las primarias en el Caupolicán”. Agregó, sin embargo que sí hubo precampaña, pero que fue “un esfuerzo de los partidos. Yo mismo fui parte del esfuerzo que el PS se había propuesto. Desde lo partidos hubo una movilización intensa para provocar condiciones que facilitaran la decisión de la Presidenta Bachelet de volver a ser candidata. Eso existió. Que ella no fue parte de eso, sin duda que no fue parte de eso. Hay muchos testimonios que dan cuenta de que ella había buscado por todos los medios mandar señales a la coalición de que buscáramos nuevos liderazgos y parte importante de la decisión que ella toma a comienzos de 2013 tiene que ver con que quiso generar tiempos para que pudieran emerger otras opciones presidenciales”.

Sentenció que “una cosa es que hubo muchos que hicimos precampaña, desde los partidos, centros de estudios y distintos espacios, y una distinta es decir que ella vino a hacer precampaña; y otra tremendamente distinta es que ella hubiese autorizado, instruido, una recolección de fondos”.

El ministro también fue consultado por su cercanía con Enrique Correa en los ’90, a lo que respondió: “Quienes hacen política hoy nos tenemos que hacer cargo de que la ciudadanía nos está pidiendo nuevos estándares de conducta: transparencia, más rigor, más compromiso y una separación nítida entre el mundo de los negocios y la política. Si quieres estar en los negocios, estas en tu derecho, aunque seas de izquierda. Si quieres tener una empresa y eres de izquierda estás en todo tu derecho.,. EN la política lo que debe primar son los intereses públicos, y en los negocios los intereses particulares. Y no voy a emitir juicios sobre casos particulares, no es mi rol, no me corresponde. Aquí cada uno se hace cargo”. Descartó además que Correa hubiese jugado un rol importante en su formación política: “No, yo me formé solito. Hay mucho mito urbano de muchas cosas. Yo trabajé con él, es una persona a la que le tengo respeto y estima, pero tengo una trayectoria política fundada en mi propia experiencia y en mis propias convicciones”. Sobre SQM, sin embargo, sólo respondió que no sabía que tanta gente recibía platas de la empresa y que “nunca se me hubiera ocurrido ir a pedirle plata a Soqumich. Me parece lamentable”.