mineduc A1

El rector de la Universidad de Talca, Álvaro Rojas, integrante del directorio del consorcio de Universidades Estatales (Cuech), salió a criticar el proceso de gratuidad en la Educación Superior, que impulsa el Ministerio de Educación. Para el académico no corresponde empezar por la gratuidad universal cuando hay temas, a su juicio, más importantes que resolver como la calidad. El ex ministro aseguró que el lobby ha primado en este sentido.

“Es un deseable (la gratuidad), para quienes tenemos una mirada del Estado como garante de derechos. Pero no puede ser una prioridad dar gratuidad para todos hasta que no estén resueltos problemas sociales más agudos de vivienda, salud y seguridad ciudadana”, sostuvo Rojas a La Tercera.

Consultado sobre si la deuda en calidad es por falta de voluntad política o porque ha primado la presión del mercado, Rojas sostuvo que “ha primado el mercado y una tremenda capacidad de lobby. Usted puede hacer el ejercicio y yo desafío a que comparen los indicadores que se exigen a las Ues. públicas, que tienen cinco años de acreditación, como la U. de Talca o la U. de La Frontera, con Ues. que no son estatales, que se les han dado acreditación igual y comparen lo que se ha exigido a unos y otros”.

El rector de la U. de Talca, lamentó además que el proyecto sea impulsado vía Ley de Presupuesto. “La reforma a la educación superior es un tema que requiere de un estudio y estamos viendo opiniones muy dispares en la sociedad. La reforma requiere de un consenso ciudadano para su viabilidad y su perdurabilidad más allá de un gobierno, porque es una política de Estado. Y me parece que iniciar la reforma con la gratuidad sobre la base de una glosa en la ley de presupuesto no garantiza que la reforma pueda estar en los próximos años”, dijo.

En relación a los plazos, el ex ministro de Agricultura señaló que en base a su experiencia no es la mejor forma tramitar el proyecto en base a Ley de Presupuesto. “Todo indica que en un año difícilmente se va a poder tramitar la reforma a la educación superior con el análisis que se requiere. Y 2017 va a ser un año electoral. No me parece hacer transitar una reforma tan profunda vía glosas en una ley de presupuesto, porque la educación superior se merece un tratamiento justo y adecuado, nos merecemos una ley para discutir los temas de educación superior y no una glosa presupuestaria”.