michellebachelet

El rector de la Universidad Adolfo Ibáñez, Andrés Benítez, volvió a manifestar su abierta disconformidad con el gobierno de Bachelet a través de la misma vía ocupada cuando publicó la columna “Peor imposible”.

“Queda mil días” se titula ahora el espacio bloguero publicado por La Tercera en que el ingeniero critica a la Mandataria.

“SI ESTE gobierno estuviera terminando, sería un alivio para todos. No sólo para el 79% de la gente que lo rechaza en las encuestas, sino también para sus pocos partidarios que ya no saben cómo defender lo indefendible. Incluso, uno podría pensar que la misma Bachelet estaría feliz, porque no lo puede estar pasando bien. Nunca imaginó que esto iba a ser así. Ella volvió para ser querida, no para vivir esta pesadilla”, parte escribiendo Benítez.

A su juicio, “los más optimistas creen que la cosa tocó fondo. Son pocos, porque la mayor parte de la gente teme que todo puede ser peor. ¿Por qué? Bueno, porque nadie hace nada para que haya un cambio. Partiendo por la misma Presidenta”.

En palabras de la autoridad universitaria, “Ella como que vive en otra parte. Nada parece inquietarla. Esta semana, cuando batió el récord histórico de desaprobación de un presidente, se limitó a decir que hay que seguir adelante no importando las trampas en el camino y los rumores infundados”.

Benítez agrega que “los 30 meses que quedan serán una pesadilla. En términos de apoyo la cosa seguirá peor y el fantasma de Dilma Rousseff ya se instaló en La Moneda. Para qué hablar de la economía que ya sabemos no se recuperará. O la delincuencia, que esta semana anotó su broche de oro con el robo a la escolta presidencial”.

“Que el país no va por buen camino es un hecho indesmentible. Seguir adelante como quiere Bachelet no tiene sentido. Por eso, si ella no entiende, son los que la trajeron de vuelta al poder los que tienen que asumir su responsabilidad (…) La cosa no se ve bien. Esta semana supimos que fue el hijo de la Presidenta la que ordenó borrar el disco duro de su computador. De comprobarse de que ahí había algo, entonces la cosa sería aún más compleja para ella. Estaríamos frente a la tormenta perfecta”, cierra el columnista.