bruce

El vocalista de la icónica banda británica, Iron Maiden, Bruce Dickinson confesó que durante un concierto sintió ganas de sacarle la cresta al líder de los Guns N` Roses, Axl Rose y que hasta el día de hoy se arrepiente de no haberlo hecho.

En entrevista con Le Journal de Montreal, Canadá, el cantante y empresario sostuvo que el 6 de mayo de 1988 debió compartir cartel con la banda estadounidense. En dicha ocasión en la que la banda de Heavy Metal abría el show, Axl Rose no se habría sentido conforme con la situación de que la mayoría del público fuera francoparlante y que sólo cacharan francés.

En ese momento el vocalista no escondió su disgusto y lanzó comentarios inapropiados y de poca cortesía, algo que emputeció a Dickinson.

“Yo debería haber subido al escenario y haberle dado un puñetazo. ¿Cómo podía atreverse a hablar con mi público de esa manera? Siempre me arrepentí de no haberlo hecho”, confesó Dickinson según consignó RadioFuturo.