Penta: ex contralor revela correo anónimo que mostró primeros indicios de delitos

Penta: ex contralor revela correo anónimo que mostró primeros indicios de delitos

El mail llegó a los máximos ejecutivos del holding en enero de 2011. Decía: “sobre robos y ladrones en gerencia de nuestra empresa”. El entonces contralor Rodrigo Muñoz fue el encargado de obtener más datos. No encontró más. Sin embargo, intentó aplicar un modelo para mejorar el gobierno corporativo, pero chocó con un muro. “Yo me convertí en una molestia para algunos gerentes”, dijo para justificar por qué lo despidieron en enero de 2012. Después de la declaración el pasado 31 der agosto, el fiscal nacional Sabas Chahuán pidió cuenta a la Bridec de una instrucción particular que contiene una serie de diligencias que buscan determinar la responsabilidad de la persona jurídica de sociedades de Penta y otras del ex director Hugo Bravo.

PENTAGATE-CHOCLO-LAVIN El 20 de enero de 2011 un correo electrónico anónimo llegó al mail de Rodrigo Muñoz Fontaine, entonces contralor del Grupo Penta. Venía desde la casilla de Manuel Antonio Tocornal, gerente general del holding. En el texto, se hacía alusión “sobre robos y ladrones en gerencia de nuestra empresa”. También le llegó a Carlos Alberto Délano, Carlos Eugenio Lavín, al ex director Hugo Bravo, entre otros ejecutivos. La comunicación digital versaba así: “Si alguien le interesa saber, favor hacer una auditoría sobre bienes y activos de los gerentes. ¿De dónde sacaron tanto dinero, moralmente pueden usar estos altos puestos estos ladrones de cuello y corbata?”. En el cuerpo del correo venía un mensaje de Tocornal: “Hola Rodrigo: ¿podemos investigar y detectar el origen de este correo? ¿Podemos investigar lo que nos denuncia en en forma discreta?” Este es uno de los antecedentes que entregó Muñoz Fontaine a la fiscalía en su primera declaración, el pasado 31 de agosto a la que accedió The Clinic Online. Muñoz cuenta que llegó a trabajar a Penta en 2007, previa selección de la empresa Seminarium. Fue entrevistado por Délano, Lavín, Bravo y el contador del grupo Marcos Castro. Hoy estos últimos están formalizados por delitos tributarios, soborno y en el caso de Bravo, además por lavado de activos. En noviembre de ese mismo año aseguró que fue a conversar con Bravo, entregándole un código de buenas prácticas corporativas “y él me lo devolvió diciéndome que se lo había mostrado a (…) Délano y a (…) Lavín, quienes le habrían dicho que no era aplicable, porque ni siquiera ellos cumplían con esa propuesta”. “Esta respuesta me pareció impresionante, no me lo esperaba”, insistió. A poco andar, asegura Muñoz Fontaine, en 2010, cuando Hugo Bravo dejó la gerencia general y la asumió Tocornal, comenzó a aplicar el proyecto de “integridad corporativa”, en las empresas Penta Capitales de Riesgo (PCR), donde descubrió un amplio desorden contable y pérdidas. En el caso Penta, hay una querella precisamente en contra de PCR hecha por el empresario Jorge Charbín, quien acusa que mediante un aumento de capital lo privaron de más de 2.000 millones de su empresa Vidrierías La Argentina, que al aliarse con el holding pasó a llamarse PH Glass. Una molestia Volviendo a Muñoz, en su declaración recuerda que luego de recibir el correo, le respondió al denunciante anónimo. Preparó dos respuestas posibles, una de las cuales fue aprobada por el propio Tocornal. En ella le decía que le contara más detalles de los supuestos “robos”, pero nunca más “[email protected]” volvió a contactarse “y no fue posible detectar el origen de quién lo había enviado”. “Fruto de este mail, comencé a liderar la implementación de una de las iniciativas contenidas en el proyecto de integridad corporativa que había propuesto desde un principio que dice relación con un canal de denuncias anónimas donde cualquier empleado o persona ajena a la organización iba a poder ingresar denuncias para que fuesen investigadas”. Era noviembre de 2011 y el ánimo de los máximos ejecutivos con Muñoz no fue de los mejores. En enero de 2012 fue despedido por Tocornal, ya que se eliminó su cargo. “Yo me convertí en una molestia para algunos gerentes del grupo, por la naturaleza de mi trabajo en que iba levantando situaciones que me parecían relevantes, pero generaban molestia en los gerentes a cargo de las empresas”, testimonió. Recordó también que llamó a licitación a una serie de consultoras, entre ellas KPMG, Ernst and Young, pues Tocornal buscaba sacar a Deloitte del paso. Sin embargo, en el directorio de Penta se optó por esta última en casi mayoría del holding. “No existe ningún modelo que proteja a las empresas de sus dueños”, explicó. En su testimonio de principios de año, Tocornal, lo resumió así, confirmando a Muñoz: “Yo quise cambiar el equipo de auditoría, que era Deloitte, pero Bravo se opuso. Tengo la impresión que si hubiera habido un cambio de auditoría se podrían haber descubierto las irregularidades que se han descubierto ahora”. El alma de Penta A raíz de la declaración de Muñoz, el fiscal nacional Sabas Chahuán, el 1 de septiembre, ordenó a la Bridec informar acerca de la tramitación de un oficio reservado que envió en abril para que se investigaran 7 sociedades. Dos de ellas pertenecientes a Hugo Bravo -Challico y Santa Sarella- y las otras cinco a Penta, respecto a las anomalías cometidas por la persona jurídica. En la carpeta de Penta, además, hay una serie de oficios enviados por la fiscal adjunta Carmen Gloria Segura a distintas empresas que certifican las prácticas del gobierno corporativo. Todas han señalado que no se encuentran realizando ni han realizado auditorías o programas de mejoramiento. Entre otras, constan en la carpeta de investigación Eduardo Carrasco de Asesorías y Certificaciones S.A., Buena Práctica Consultores, Veracitas, Prelafit, MPS Compliance, entre otras. De acuerdo a los documentos del caso, sólo a fines del año pasado Penta, en su acta de directorio, aprobó implementar mejoras en el comportamiento que debe observar el gobierno corporativo y la persona jurídica para evitar el cohecho y lavado de activos, contratando a dos estudios de abogados. Para la fiscalía, en todo caso, lo que vale es que mientras se cometieron los ilícitos investigados -2009 a 2014- Penta no contaba con este sistema de control. Hay que recordar que el próximo 14 de septiembre, los ejecutivos de Penta, Tocornal, Héctor Concha Marambio, Francisco Astorga Silva, Jorge Molina Ossa y Arturo Miquel deberán enfrentar la formalización por delitos tributarios. La fiscalía estima que giraron boletas ideológicamente falsas para justificar sus bonos y así rebajar la carga impositiva. Dentro de la lista también está Muñoz Fontaine, quien asegura que realizó todos los trabajos y que los servicios fueron efectivamente prestados. De hecho, su abogado Juan Carlos Leva pidió una serie de diligencias para acreditarlo. Entre otras que Penta entregue las copias de los trabajos que están alojadas en el servidor del holding.
Comentarios
Sabía ud que... El Ejército guarda silencio porque de lo contrario no podría escuchar bien las conversaciones telefónicas -------------------------------- Sabía ud que... River Plate quiere venir a jugar a Chile porque acá los jueces favorecen a los millonarios -------------------------------- Sabía ud que... El tequila con que brinda el pueblo unido es el Tequila Payún -------------------------------- Sabía ud que... Moisés pudo ganarse la vida con las cartas porque de chiquito sobrevivió con la canasta -------------------------------- Sabía ud que... La conciencia de Bolsonaro es como Guaidó: no tiene un cargo --------------------------------