valdés a1

Durante la jornada de este miércoles el ministro de Hacienda, Rodrigo Valdés despejó las dudas y afirmó que el ahora ex presidente de BancoEstado, Guillermo Larraín renunció a la entidad bancaria por el pagó de 6 palos a los trabajadores por concepto del bono de fin de conflicto.

Según consigna Emol, el secretario de Estado indicó que “la decisión de él de renunciar fue conversada conmigo varios días previos y se basa, en parte, con lo que sucedió con la negociación colectiva. Básicamente tuvimos un conversación de que ese pago fue más allá del marco presupuestario que habíamos acordado”.

El hecho molestó al Gobierno básicamente por la difícil situación económica que vive el país y la postura del Ejecutivo de ponerse en modo ahorro para salir del mal momento: “es muy importante en estos tiempos en que la economía crece menos de los que esperábamos, en que el precio del cobre está bajo y que ha habido calamidades en Chile que son caras y que estamos financiando, además de prioridades muy claras como la educación y salud, tenemos que tener particular cuidado en otros ámbitos del Estado”, enfatizó hoy el ministro encargado de la billetera del país.

Valdés añadió que “el reajuste completo, no solo el bono” conversado con los trabajadores “fue más allá del marco que habíamos puesto”.

Para el economista Bernardo Fontaine este hecho que azotó a Larraín “sería un ejemplo símbolo de lo que podría ser en Metro, Transantiago, de lo que podría ser en otros servicios”.

“Entonces es una cuestión mal hecha, y demuestra precisamente que está bien que haya sindicato fuerte, pero cuando tienen todo el poder como quiere la reforma laboral se produce un desequilibrio”, advirtió.

En este sentido aprovechó la situación para lanzar sus dardos contra la reforma laboral que impulsa el gobierno, señalando que “esto es un buen ejemplo de lo que ocurre cuando hay una huelga sin reemplazo que va a paralizar una empresa, como quiere la reforma laboral. Porque en este caso, el poder queda tan desequilibrado a favor del sindicato, que el sindicato es capaz de conseguir cualquier cosa, o se termina paralizando la empresa con lo que se afecta a los usuarios del banco”.

Cabe precisar que Larraín será reemplazado por el ex ministro Jorge Rodríguez Grossi, quien al momento de su designación ejercía como presidente ejecutivo de Alto Maipo.