santiago a1

Dos hechos convergieron este lunes como para declarar que se trata de una jornada para el olvido para la economía nacional.

Primero, temprano por la mañana, el Banco Central dio a conocer la cifra de crecimiento correspondiente al mes de agosto, la que arrojó un resultado por debajo de las expectativas del mercado.

En el octavo mes del año, el Indice Mensual de Actividad Económica (Imacec) marcó un 1,1%, esto ante el 1,6% apostado por los expertos.

“En el resultado incidió, principalmente, el mayor valor agregado de los servicios, efecto que fue atenuado por el bajo desempeño del comercio y la caída de la minería e industria manufacturera”, explicó el instituto emisor.

Después de que se conociese esta cifra, tanto el gobierno como la Comisión Económica para América Latina y el Caribe, Cepal, entregaron informes en en donde se revisó a la baja la proyección de crecimiento para la economía doméstica este año.

El ministro de Hacienda, Rodrigo Valdés, bajó a un 2,25% la estimación, desde el 2,5% previsto julio.

Por parte del organismo con sede en Santiago, Chile crecerá un 2,1% este año, cifra que se compara con el 2,5% proyectado en  julio.