pedro-garcia

Pedro García, ex ministro de Salud en el gobierno del ex Presidente Ricardo Lagos, realizó una particular denuncia: ganó el concurso en el servicio civil para Coordinador del Proyecto El Salvador-Geriátrico, sin embargo al rato después se lo arrebataron por pensar a favor de las concesiones. Lo peor de todo es que ya había renunciado como Director de Salud de la Corporación de Desarrollo de La Reina, así que se quedó cesante en ese momento.

Según consigna el diario La Segunda, García afirmó que tras rendir “una muy buena entrevista ante la comisión evaluadora dirigida por la directora del SSMO, doctora Andrea Solís”, esa misma tarde lo llamaron para avisarle que había ganado el concurso y debía asumir el 2 de noviembre.

En medio de esa felicidad, cuenta el ex secretario de Estado, “el 13 de octubre me reuní con el alcalde de La Reina y el director ejecutivo de la Corporación de Desarrollo explicándoles lo ocurrido y presenté la consecuente renuncia a mi cargo en esa comuna. Paralelamente la directora del SSMO informaba a sus equipos esta decisión”.

Pese a todo lo cocinado del tema, García lamentó que “esa misma tarde del 13 de octubre me vuelve a llamar la directora del SSMO para informarme con evidente angustia que algunos dirigentes gremiales encabezados por la dirigente comunista Karen Palma, del Instituto Nacional del Tórax, habían exigido, amenazando con medidas de fuerza, que yo no podía asumir dicho cargo por ser quien fomentó el uso del mecanismo de concesión para construir dichos hospitales, entre otras injustas e injustificadas argumentaciones. La evidencia ha mostrado que esos centros no han podido construirse bajo los mecanismos tradicionales de financiamiento”.

En su carta denuncia enviada a dirigentes DC de La Reina García agregó que “lo lamentable y lo que más afligía a la directora, fue que esa posición de fuerza y presión de estos gremios fue avalada por la Subsecretaria de Redes Asistenciales, Angélica Verdugo, ex compañera de curso y ferviente opositora al mecanismo de concesiones en salud”.

Acto seguido advierte que “la subsecretaria quitó toda autoridad de negociación a la directora Solís. La subsecretaria es responsable del atraso y enorme confusión en el proceso de inversiones hospitalarias y del alto grado de endeudamiento del sector, así como del déficit de gestión de instituciones tan relevantes como la CENABAST”.

“He decidido denunciar estas acciones matonescas y vengativas… estas son persecuciones propias de regímenes autoritarios o extremadamente débiles. tiendo a creer que el actual, al menos en salud, es una combinación de ambos”.