verbo divino

La Congregación de colegios Misioneros del Verbo Divino de Chile reconoció un caso de abuso en que se vio involucrado un religioso, hecho que afectó a dos menores de pre kinder de la sede de Chicureo, ex Liceo Alemán, en 2009.

“En relación al caso en que fue condenado el religioso don Richard Joey Aguinaldo, como autor del delito de abuso sexual en contra de dos niños de pre kinder del Liceo Alemán del Verbo Divino -hoy del Verbo Divino- tras un profundo período de reflexión pedimos perdón por lo ocurrido a los niños, sus familias y en general a la comunidad educacional”, señaló la congregación por medio de una declaración pública que publica Emol.

El texto en que se reconocen los abusos del cura filipino fue publicado por la Provincial Padre Graziano Beltrami Rizzi de la Congregación. En él, además, hacen una especie de mea culpa por la actitud inicial al conocerse el caso. Tras su condena en 2012, el Verbo Divino así reaccionaba ante el caso: “La Congregación del Verbo Divino, sin dejar de respetar los fallos de los tribunales de justicia, le brindará todo su apoyo, para que ante otras instancias tenga la oportunidad de demostrar su total inocencia. Con este objeto, se ejercerán todos los recursos legales que contempla el ordenamiento jurídico, ya que este proceso no está aún completamente finalizado”.

En el comunicado, manifestaron que “en relación al caso en que fue condenado el religioso don Richard Joey Aguinaldo, como autor del delito de abuso sexual en contra de dos niños de pre kinder del Liceo Alemán del Verbo Divino -hoy del Verbo Divino- tras un profundo período de reflexión pedimos perdón por lo ocurrido a los niños, sus familias y en general a la comunidad educacional”.

Asimismo, plantean que “acatamos los hechos acaecidos al interior del referido colegio, tal como quedaron establecidos en la respectiva sentencia, y reconocemos los errores y omisiones que de buena fe pudimos haber cometido al afrontar y manejar esta situación; no sólo por la gravedad de los hechos, sino también porque no fuimos lo suficientemente solidarios con quienes más lo necesitaron en su momento”.

“Finalmente, reiteramos que hemos tomado todas las medidas necesarias para tratar de evitar que este tipo de sucesos se vuelvan a repetir en alguno de los colegios que la congregación tiene a su cargo”, señaló el establecimiento.