Evo Morales a su ministra de Salud: “No quiero pensar que es lesbiana”

El colectivo de lesbianas, gays, bisexuales y transexuales (LGBT) de Bolivia lamentó en un comunicado los dichos de Morales y señaló que ponen “una vez más de manifiesto el repudiado discurso de intolerancia y discriminación, haciendo mofa de los derechos del otro, en este caso, como si fuera un defecto ser lesbiana”.

Evo Morales 2 EFE

El presidente de Bolivia, Evo Morales, llamó hoy la atención a su ministra de Salud, Ariana Campero, porque no estaba atenta al discurso que él pronunciaba en un acto y le dijo: “no quiero pensar que es lesbiana”.

Morales estaba hablando sobre la planificación para la construcción de hospitales en la región amazónica de Beni (noreste) e hizo el comentario al percatarse de que Campero no le estaba atendiendo.

“Beni es tan grande geográficamente hay que planificar, ministra de Salud. Ahí enamorando, no quiero pensar que es lesbiana, mire compañera ministra. Perdone, compañera, a ver escúcheme”, señaló el mandatario en tono de broma, causando algunas risas entre los asistentes.

El mandatario suele llamar la atención a autoridades y dirigentes que hablan por teléfono celular o conversan entre ellos mientras él pronuncia un discurso.

El colectivo de lesbianas, gais, bisexuales y transexuales (LGBT) de Bolivia señaló que el discurso presidencial “debería estar supeditado a las garantías expuestas en la Constitución”, que prohíbe y sanciona toda forma de discriminación y también garantiza el ejercicio de los derechos sexuales y reproductivos, señala el comunicado.

“No se cuestiona el derecho de ser o no lesbiana, sino más bien la intencionalidad de juzgar y mellar a una persona por su supuesta orientación sexual”, añade la nota, firmada por las organizaciones Adesproc Libertad GLBT, Coalición Boliviana de Colectivos LGBT y Mesa Nacional de Derechos Sexuales y Reproductivos.

El colectivo hizo un llamado al gobernante a “tomar las acciones correspondientes y evitar este tipo de manifestaciones, que son una clara evidencia de taras machistas, patriarcales y colonizadoras, arraigadas aún en el discurso mismo de nuestros gobernantes”.

Campero, de 28 años, es la ministra más joven del gabinete de Morales y ya ha sido antes blanco de bromas de otros de sus compañeros en el Ejecutivo.

Hace dos semanas, el vicepresidente del país, Álvaro García Linera, recomendó a Campero durante un acto público que se case antes de tener un hijo.

“Primero cásate ministra, no es así no más, el novio (pide) ‘pruebita de amor’, pero es primero poniendo el matrimonio, luego te va a dejar con tu pruebita de amor colgando”, bromeó entonces García Linera.

Opositores, grupos feministas y la prensa han criticado a Morales en los últimos años porque a veces hace en sus discursos bromas y comentarios machistas, por los cuales el gobernante ha tenido que pedir disculpas en ocasiones.

En febrero pasado, el mandatario se definió como un “feminista, aunque con bromas machistas” y aseguró que cuenta ese tipo de chistes para provocar reacciones en la derecha, para que la oposición “se divierta” haciendo interpelaciones parlamentarias al Gobierno al respecto.

The Clinic Newsletter
Comentarios