Walter White, interpretado por Bryan Cranston, se ha vuelto sin duda uno de los personajes más complejos de la última década de series de televisión. Su personaje en Breaking Bad atravesó cientos de escollos para convertirse en el productor más poderoso de meta anfetamina en el norte de Estados Unidos, y al mismo tiempo, en un hombre que iba dejando sus valores y principios de lado para conseguir lo que quería.

Desde aquí, spoiler.
Uno de esos hitos en que el espectador se va dando cuenta que Walter está cambiando es cuando no ayuda a Jane, la novia de su compañero Jesse Pinkman, mientras se ahoga con su propio vómito producto de una sobredosis. Walter, finalmente, la deja morir.

En el importante programa de conversación Inside the Actors Studio animado por James Lipton, Cranston reveló cómo vivió ese momento en la filmación. “(Walter White) escucha cómo (Jane) empieza a toser e inmediatamente se acerca a ella, es instintivo”. “Pero antes de salvarla se para un momento y piensa: ‘Es una yonki. Ha enganchado a Jesse a la heroína. Lo va a matar. Es mejor si no hago nada. Pero no es más que una cría joven. Podría ser mi hija’. Y entonces vi la cara de mi propia hija en su lugar. No quería hacer eso, no lo había planeado…”. El actor no aguantó la emoción y se largó a llorar.



MÁS VIDEOS DE THC AQUÍ