billetesok

Algo así como la habitual promoción de tres cuotas precio contado que ofrecen la banca o el retail es como funciona el mecanismo de adelanto de la dieta parlamentaria en la Cámara Alta.

Luego de que se conociera que la práctica de la Cámara también se replica en el Senado, el tesorero de la Corporación, José Luis Alliende explicó el procedimiento.

“Es un mecanismo excepcional y muy restrictivo, que ha sido muy poco utilizado y que a lo largo de un año no involucra más allá de unos tres o cuatro senadores”, dice.

Indica que “este tema está regulado por un acuerdo de la Comisión de Régimen, por ahí por el 2009, la cual estableció límites para su aplicación”.

Estas tienen que ver con que no se presta más de lo equivalente a la dieta ($9.121.806), recursos que deben devolverse en un máximo de tres meses.

Respecto de lo motivos por los que los congresistas recurren a este suerte de empréstitos, sostiene que “es para cubrir situaciones puntuales y de emergencia como un déficit de caja”.

“Se trata de plazos muy acotados, un máximo de tres meses, y que involucra recursos destinados al pago de estipendios de los propios senadores”, subraya.

Insiste es que es un mecanismo de uso poco frecuente y que no es factible usar estas platas para asuntos que no sean de urgencia.

Hasta ahora se sabe que los senadores de la UDI, Jaime Orpis, y del MAS, Alejandro Navarro, recurrieron al beneficio.

“Efectivamente, yo he pedido en varias ocasiones al Senado adelantos de mis dieta parlamentaria”, afirmó Navarro.

El exPS aseguró que la totalidad de los dineros fue devuelta a través del descuento por planilla. Por otro lado, declinó revelar los motivos de por qué pidió los recursos.