Our favourite meal 👫

Una foto publicada por Gemma Walker 🌿 (@gemswalker) el

Gemma Walker, una joven de 22 años, fue diagnosticada con anorexia nerviosa y bulimia en su adolescencia.

Desde ese momento comenzó una dura lucha contra su enfermedad que duró exactamente siete años.

En un comienzo, alcanzó 30 kilos de peso lo que motivó a sus padres a realizarle un fuerte tratamiento que duró varios años.

Cuando comenzó a recuperarse, al menos de la peligrosa pérdida de peso, la chica pasó por un período en que recuperó algunos kilos. En cerca de siete meses llegó a los 40 kg. pero no se sentía mejor anímicamente.

“La gente pensaba que estaba mejor por que lucía más saludable y sin anorexia”, comentó Gemma, según indica Bío Bío.

A day of reflection 🌿😌❤️🌻 #anorexia #eatingdisorder #anorexiakills #newlife #hope #iammorethan #iamgemma

Una foto publicada por Gemma Walker 🌿 (@gemswalker) el

La historia fue documentada por la joven a través de su cuenta de Instagram donde registró parte de su mejoría. Allí alojó al menos una foto durante los momentos más duros de la anorexia. “Es duro para mi ver esas fotos, no tanto por como me veía físicamente sino que por los sentimientos”.

Hoy por hoy, con 22 años, Gemma se recuperó y cree que difundir sus imágenes -algunas exclusivas del Daily Mail– puede contribuir a que otras personas mantengan esperanzas en su recuperación.

Melbourne you so fine 🚎☀️🌴

Una foto publicada por Gemma Walker 🌿 (@gemswalker) el