arias-a1

El lunes pasado se realizó una reunión entre el fiscal Emiliano Arias, fiscal nacional Jorge Abbott y el jefe regional Occidente Jose Luis Pérez Calaf. En dicha cita se acordó la salida de Arias de la bullada causa SQM para que volviera a su pega como jefe de la Fiscalía de Pudahuel.

La información fue dada a conocer este miércoles por el diario La Segunda, donde además se apuntó a posibles “diferencias insalvables” entre Arias y el fiscal jefe regional de Valparaíso encargado del caso SQM, Pablo Gómez.

Pese a que ayer Emiliano Arias negó en CNN Chile supuestos quiebres al interior del equipo que indaga en el caso, argumentando que lo único que hay son diferentes puntos de vista “que enriquecen el debate”, hoy el persecutor profundizó en lo que fue su salida.

En entrevista con La Tercera, Arias sostuvo que “estuve en ese equipo trabajando en conjunto con Pablo (Norambuena), con Carlos (Gajardo), y luego ese equipo se disuelve. Ya no existió más, y se designa la investigación al fiscal regional de Valparaíso. Y una vez que se asigna la investigación, me quedo un tiempo en la causa con el objeto de cumplir mi trabajo, y hacer una entrega ordenada de todas mis líneas indagatorias. A eso se suma la llegada de José Luis Pérez Calaf, que me solicita que venga a trabajar a mi destino natural, que es de jefe de Pudahuel”.

En esa línea desdramatizó en el hecho afirmando que “no era tan necesaria mi permanencia en lo que decía relación con las líneas de investigación que yo estaba llevando. Precisamente en base a eso, converso con el fiscal regional y él me indica que va a solicitar que vuelva a la Fiscalía Occidente a trabajar en mis causas, por cuanto además, hay que tener en consideración el equipo bastante grande que tiene el fiscal regional de Valparaíso. Tiene cuatro fiscales, además de Carmen Gloria Segura, que es fiscal Centro Norte, que sigue dedicada con exclusividad a la causa y, en consecuencia, no era necesario ni menos indispensable que yo siguiera en la causa SQM. Eso se le consulta al fiscal regional de Valparaíso, si estaba o no de acuerdo con que saliera, y Pablo Gómez dice que no hay problema con que yo salga”.

Sobre los comentados quiebres entre Arias y el equipo que lidera el fiscal Gómez, admitió que lo único que hubo “fueron sólo diferencias de criterio. Tengo una fiscalía local con siete fiscales (a mi cargo). Tendría quiebre todos los días, porque tenemos diferencia de criterios en relación a las causas. Lo importante es conversar esas diferencias, que se asuma una posición y que ésta se defienda con fuerza en los tribunales que son los que determinan si existen o no los delitos que imputamos. Eso lo veremos en las audiencias de formalización que vienen a continuación. En lo que fue la etapa anterior, nos fue bastante bien en tribunales. Vamos a ver qué pasará, creo que seguirá igual porque no hay un cambio. Que salga un fiscal y que entre otro es lo más natural del mundo”.

Al ser consultado derechamente si Gómez incidió en su salida de la causa, Arias contestó que “la verdad es que sí, tuvo incidencia en mi salida en el sentido de que no dependo estructuralmente del fiscal regional de Valparaíso. Dependo del fiscal metropolitano Occidente, él es mi jefe y mi otro jefe es el fiscal nacional. Desde esa perspectiva, no tengo relación jerárquica con él. Los fiscales somos sustituibles. Da lo mismo que esté yo o que esté otro en la causa. Somos todos experimentados, no hay fiscales nuevos. Pude entregar informes, las órdenes de investigar que están bastante definidas y acotadas”.

En otros pasajes de la entrevista, Arias aseguró que su salida se produjo de forma “natural” y que “fue cosa de una semana, no más que eso”. De hecho precisó que “lo que se produce es que llega un fiscal regional nuevo, José Luis Pérez Calaf, y se va Solange Huerta. Obviamente tengo que informarle el estado en que se encuentra la comuna que tiene temas bastantes complejos. Y frente a eso se genera una conversación bastante natural y me pregunta en qué estoy. Luego me dice que me necesita acá (en la Fiscalía Occidente), se lo planteó al fiscal nacional y al fiscal regional Pablo Gómez”.

Por su parte el persecutor manifestó que el futuro de la investigación del caso SQM “es bastante promisorio”, agregando que “el equipo que ha conformado el fiscal regional de Valparaíso es bastante grande, son fiscales bastante buenos y el caso entra en una etapa bastante entretenida, que son épocas de decisiones, y en consecuencia vamos a poder ver los frutos del caso que estoy seguro que van a ser buenos, la investigación que hemos desarrollado ha sido bastante sólida”.

“Yo hice un trabajo, espero que se evalúe adecuadamente tanto por el fiscal nacional como por los fiscales regionales, y a continuación desearles éxito, porque la causa está bastante sólida”, cerró.

Cabe decir que el fiscal Arias desempeñaba un rol protagónico en la causa, fijando como foco el vínculo en el caso del ex candidato presidencial Marco Enríquez-Ominami, a través de la boletas emitidas a la minera por su ex brazo derecho Cristián Warner. En sus últimas diligencias, Arias tenía puesta la mira en el senador del PS, Fulvio Rossi, y el exministro y otrora candidato presidencial de la UDI, Pablo Longueira y los correos con el ex gerente general de SQM, Patricio Contesse.