Caso Caval A1

Pasada la audiencia de formalización y fijadas las medidas cautelares de gran parte de los involucrados en el bullado caso Caval, ahora el fiscal regional de O’Higgins trabaja en lo que respecta a una nueva arista que ya abrió oficialmente.

Según consigna La Tercera, se trata de los servicios informáticos que Caval -de propiedad de Natalia Compagnon y Mauricio Valero- le realizó al empresario Gonzalo Vial Concha, considerado uno de los primeros clientes de la pyme, pagando un total de 1.200 palos por asesorías y pegas en torno al tema minero.

Vial Concha declaró el pasado 12 de enero que la nuera de la Presidenta Michelle Bachelet en ese entonces le mostró un montón de antecedentes que dejaban al descubierto que presuntamente podría ser víctima de un complot en su contra por lo que tambié se abrió un flanco en este punto en particular.

Pues bien, de acuerdo al matutino, el empresario de la VI Región le pasó esta semana 350 documentos al fiscal Toledo que dan cuenta de esta situación a través de información bancaria y correos. A su vez el persecutor le pasó esta causa a su par Sergio Moya, quien actualmente indaga en los contratos entre el Estado y Saydex y la pega realizada por Caval para que las licitaciones fueran ganadas por esta firma.

En su testimonio ante el Ministerio Público, Gonzalo Vial Concha manifestó que “me he dado cuenta que todos de estos documentos (que le entregó Compagnon), más de 300 pueden ser parte de un engaño cuyo único propósito era obtener dinero por parte de mis empresas, y que particularmente utilizaba información verdadera, con personas existentes, como por ejemplo José Guzmán, gerente General de Agrosuper (…) y que me dejó en una situación financiera muy compleja”.

Añadió claramente que Compagnon le advirtió que “que existía un complot verdadero en mi contra y al, ser así, decidí guardar la información”.