fiscalia-centro-norte-a1

Cada día que pasa van siendo puestos sobre la mesa nuevos antecedentes sobre el bullado caso Corpesca.

De acuerdo a La Tercera, el pasado 14 de enero el miembro del Consejo Nacional de Pesca (entre 2005 y 2013), Carlos Merino Pinochet, declaró como testigo en el caso. La importancia de la agrupación que integra radica en que trabajo bajo la Subsecretaría de Pesca y participa en la regulación de la ley en este ámbito.

Según el matutino, en su declaración realizada a la PDI, Merino admitió que recibió lucas por parte de Corpesca por concepto de asesorías. Por su lado precisó que su pega en el Consejo Nacional de Pesca se enfocó en “ser parte de los consejeros nacionales, yo era uno de los representantes del Presidente de la República. Dicha función fue cumplida desde 2005 a marzo de 2013. Mi quehacer principal fue actuar como asesor y participar de algunas resoluciones con respecto a la administración pesquera, asuntos que estaban acotados por la antigua Ley de Pesca y Acuicultura”.

Sobre las posibles cinco boletas que emitió en 2009 (fecha en que era miembro del Consejo)por un total de 3 palos y medio, contó que fueron asesorías “acotadas a la generación de un instituto de investigación pesquera aplicada”.

En esa línea aclaró que “mantengo en mi poder información parcial de esto, en virtud de que por el tiempo transcurrido he sufrido pérdida parcial de información”.

En otros pasajes de su testimonio, Merino precisó que llegó a conseguir realizar estas asesorías tras manifestarle a el ex gerente general de Corpesac, Francisco Mujica, lo importante que sería que “que las industrias pesqueras volviesen a colaborar en la generación de información científica. Entiendo que la propuesta le pareció interesante, la acogió para llevarla a cabo y me derivó directamente con Miguel Ángel Escobar, gerente local de Iquique, con quien entramos al tema operacional de crear el instituto”.

Tras la información, el abogado querellante que representa al diputado PC Hugo Gutiérrez, Matías Ramírez manifestó que “creemos que existe al menos una inhabilidad en la toma de decisiones en su calidad de consejero, porque él tenía una vinculación directa con la empresa, y el consejo toma decisiones respecto a las cuotas de caputura o cuál va a ser el cambio en la normativa vigente respecto a pescaderías”.

Al ser consultado por el diario La Tercera, Merino se defendió diciendo que “pregunté antes a un abogado si podía desarrollar esos trabajos, y me dijeron que sí, porque no iba a tener una relación contractual con ellos; fue una prestación de servicios muy corta”.