Cicardini

La diputada por Atacama es la parlamentaria más joven del PS. Daniella Cicardini (29), bióloga marina de la Universidad Católica del Norte, es hija del alcalde de Copiapó, Maglio Cicardini. En el colegio militó en las juventudes socialistas, pero postuló como independiente al Parlamento y recién este año volvió a firmar por el partido. Por estos días participa en la negociación parea destrabar el conflicto entre el gobierno y los funcionarios públicos de Atacama que están hace 37 días en huelga.

¿Cómo ves el conflicto con los funcionarios públicos de Atacama, apoyas la movilización?
-Obviamente es una demanda que tiene un origen justo. Este es un conflicto de larga data, primero se planteó que Atacama sea reconocida como zona extrema, luego como zona estratégica, finalmente en 2014 se acuerda que la región merece un nuevo trato debido a las externalidades negativas de la industria minera y los altos costos de vida. Ese año se firmó un protocolo de acuerdo en el que se estableció realizar un estudio para medir el costo de la vida. Pero los resultados del estudio, realizado por el INE, no reflejan el verdadero costo de vivir en la región y no consideró a los representantes del sector público, como decía el acuerdo.

El tema ahora radica en la continuidad del bono.
-A partir de los resultados, se iba a fijar el monto de asignación permanente para los funcionarios públicos, jamás estuvo en cuestión la continuidad del bono, nunca. Cuando se da a conocer la postura de gobierno que no iba a entregar más el bono, obviamente genera un malestar, la demanda de los funcionarios es legítima. El gobierno reconoció que hay un error y que efectivamente el estudio no responde a lo establecido en el protocolo de acuerdo, por lo tanto, se va a hacer un nuevo estudio. El tema es que eso demora entre seis a siete meses y qué pasa en el intertanto, los funcionarios están pidiendo una prórroga, que también la establecía el protocolo. La única solución es por medio de una medida legislativa que el gobierno ya está estudiando.

¿A cuánto asciende el bono?
-Son $80 mil mensuales, hay que considerar que estamos en un escenario económico complejo, por lo tanto, lo más probable es que se apliquen algunos filtros y no se considere a los alcaldes, seremis, directores de departamentos. En este escenario hay que nivelar la cancha, los que tiene las remuneraciones más bajas podrán optar a la asignación, por lo menos hasta que esté el nuevo estudio. Esta semana, necesitamos que el gobierno de señales claras de tener disposición a solucionar al conflicto.

Se habló de una posible remoción del Intendente de la región, Miguel Vargas.
-No escuchado nada a nivel de autoridades, pero me lo han preguntado. La solución ahora está en manos del gobierno central, es más, todas las reuniones que se han sostenido son con representantes del Ministerio de Hacienda o Interior, quienes entregan la última palabra. Ese es un problema de fondo, como regionalista pienso que más que nunca necesitamos gobiernos regionales empoderados, con autonomía, con recursos. Paradójicamente, las autoridades regionales comparten con los funcionarios la demanda, podríamos haber entregado una solución a nivel regional, pero como el país es tan centralizado, las soluciones vienen a nivel central. El intendente lo único que ha hecho es transmitir el mandato del gobierno nacional.

Nueva generación al Parlamento

¿Cómo has visto el trabajo de la bancada estudiantil y por qué no formas parte de ese grupo? ¿Tienes diferencias?
-No tengo diferencias, coincidimos en muchas cosas y en cómo vemos la política, que está muy desacreditada y genera desconfianzas tremendas. Entendemos que la crisis política es muy grande, pero vemos esto como una oportunidad para no quedarnos en la vieja política de la malas prácticas. Tengo la convicción que podemos generar una política más honesta y transparente. Desde un principio he apoyado férreamente la reforma educacional, creo que es la solución para avanzar en materia de desigualdad. La diferencia se da porque son dirigentes estudiantiles que tenían cercanía desde hace años y tuvieron una tribuna mediática muy importante, pero como yo vengo de regiones, es más difícil dar a conocer el trabajo que se hace.

¿Qué posibilidades reales crees que tienes como parlamentaria -mujer y joven- de ir ganando espacios de poder y de mayor visibilidad en el partido?
-Es difícil, existen tremendas desigualdades, en Chile hay mucha discriminación contra las mujeres y los jóvenes, pero tengo la convicción que cuando tienes las ideas claras y la seguridad que la única forma de cambiar la política es renovarla y aprender de los errores, para no repetir lo que hemos visto en el último tiempo. Pero también es bueno enriquecerse con la experiencia que tienen muchos de los que dieron la pelea para retornar a la democracia y trabajar en conjunto.

¿Cómo evalúas el avance de las reformas y el gobierno de Bachelet?
-El gobierno ha avanzando en los compromiso que hizo en campaña, ha sido difícil y complejo, además que la campaña del terror que hace la derecha genera muchas inseguridad en la ciudadanía, sobre todo cuando ellos son prácticamente dueños de la medios de comunicación, eso nos ha generado problemas para ir avanzando. Pero a medida que la gente vaya viendo en la práctica los beneficios de las reformas, obviamente va a cambiar la percepción de la ciudadanía.

¿Qué opinas de la candidatura de Ricardo Lagos?
-Estamos a mitad del mandato de Michelle Bachelet, todavía quedan hartos desafíos, pero me gustaría que fuera alguien que represente el espíritu de la Nueva Mayoría, rostros nuevos, distintos, que no se repitieran, y por qué no una mujer, yo soy bastante feminista. Tenemos una muy buena evaluación de Isabel Allende, sería una buena carta presidencial, tiene muy buena recepción de la gente y puede dar continuidad a las reformas.

Las diputadas Cariola y Vallejo dijeron que no apoyarían a Lagos y él las mandó a leer libros de historia.
-Es válida la opinión de los distintos personajes políticos, pero no me quiero involucrar en ese conflicto. Nadie pone en cuestión el trabajo que hizo Lagos en su oportunidad, se valora, es un gran referente, pero creo que necesitamos hacer un cambio. La gente quiere ver rostros nuevos.

A propósito de temas de género, ¿qué le pareció que el diputado Marco Antonio Núñez la llamara Ricadini en la Sala?
-No me quiero victimizar, ni insistir en el episodio vivido con el diputado. Tomó esa repercusión porque justamente estábamos tratando un proyecto de ley para evitar el acoso callejero. Lamentablemente cuando te tocan el poto en la micro o cuando te dicen Ricardini, muchos lo consideran una anécdota y esa es la cultura que tenemos que empezar a cambiar.

Esté demasiado naturalizado el acoso.
-Así es, como si fuera normal. El episodio lo tomé como un impasse, conversé con él, me pidió disculpas. Pero esto, finalmente, visibiliza lo que pasa a diario en nuestra sociedad cuando hay violencia de género, femicidios, acoso. Es lamentable tener que legislar y aplicar multas para algo que es básico, como el respeto y la dignidad de la mujer.

¿Y cómo ves las diferencias en materia de género y acceso a espacios de poder para las mujeres?
-Hemos avanzando, con proyectos como las cuota de género en la política, el Ministerio de la Mujer, pero todavía hay muchos prejuicios. Por ejemplo, en materia reproductiva, a las mujeres prácticamente nos piden que seamos envases. Creo que los sectores más conservadores y la cultura machista piensan que ojalá nosotras siempre fuéramos un envoltorio, bonitas por fuera, pero vacías, sin contenido, porque así la puedes usar y luego desechar. No sirve de nada estar en grandes espacios de poder, en cargos directivos, si cuando quedas embarazadas, te conviertes en una molestia para la empresa.

¿Qué piensas del proyecto de aborto en tres causales? ¿Te parece suficiente?
-Estoy convencida que es un proyecto bueno, que responde a la necesidad de muchas mujeres, que por lo demás era un derecho que se perdió en dictadura. Hoy estamos pidiendo que nos devuelvan la posibilidad de decidir, nadie nos está obligando a nada, sino que bajo las tres causales poder tomar una determinación. Acá lo que estamos combatiendo son los abortos clandestinos, los riesgos para la mujer, y obviamente que la mujer tenga la posibilidad de tomar una decisión tan importante como interrumpir un embarazo en estas tres causales tan extremas.

Y hacia adelante ¿Eres partidaria del aborto libre?
-Sí, soy partidaria del aborto libre sin duda. Por ahora no se puede instalar esa discusión, pero como parlamentaria espero que hacia adelante esas aspiraciones se materialicen.

¿Mantienes tu postura de nacionalizar el cobre?
-Sí, obvio, es difícil, pero no imposible. Nacionalizar el cobre sería la solución a todos nuestros problemas. La mayor parte de los recursos vienen de la actividad cuprífera, lamentablemente no le hemos sacado el provecho que se merece. Las empresas extranjeras se llevan nuestros recursos que no son renovables. Deberíamos sacarle el máximo provecho para solucionar nuestros problemas, en vez de eso, se lo estamos dando a otros países que vienen a invertir, sacan el cobre y nos quedan los puros hoyos.

¿Crees que los recursos en la minería deberían quedar en la región?
-En la práctica las empresas no tributan en regiones, dejan los recursos en Santiago porque ahí están las casas matrices. Eso es una falta de respeto, es pasar a llevar a la gente. Las patentes mineras es lo mismo, el 50% va a Santiago. Las empresas deben dejar los recursos en la región, muchas de las contrataciones ni siquiera son personas de la zona. Nos convertimos en ciudades de paso y esto hace que se encarezca todo. Los arriendos son caros, el costo de las propiedades es altísimo, hay escasez de suelo.

Además del impacto en el medioambiente
-Como bióloga, el medioambiente es un tema que me preocupa mucho. En mi región, vemos la externalidades negativas que deja la minería a diario. Por ejemplo, tenemos que comprar agua en bidones. Las regiones pasan a ser zonas de sacrificio, no nos oponemos al desarrollo económico, pero queremos un desarrollo sustentable. Las empresas tienen la capacidad de invertir en más tecnología para evitar el impacto que generan. Con todo lo que ha pasado como Pascua Lama, Agrosuper, hace unos días Minera Maricunga. Tenemos una desconfianza tremenda con los empresas que van a invertir a la región sobre todo cuando son transnacionales.

Cuando te nombraron candidata hubo varias críticas de delgados del PS de Atacama porque decían que tu nominación se debía a que eras hija de…
-En ese momento, se hicieron muchas negociaciones, no está en mis manos lo que decide un partido. Los parlamentarios de esa época no querían primarias, mi carta surgió como independiente del PS. Cuando me lo plantearon, no estaba en mis planes, pero pensé que podía ser un aporte.

¿Y cómo han sido estos dos años en el Congreso?
-Ha sido muy complejo. Uno viene con expectativas muy altas, de hacer muchas cosas y avanzar rápido, pero el sistema legislativo es muy lento, muy burocrático. Como es un sistema presidencial, no tenemos muchas iniciativas como parlamentario, los proyectos que impliquen recursos son inadmisibles. Además que cuando uno es parlamentario de gobierno es muy distinto.

Claro, hay que alinearse y votar a favor.
-Siempre he sido uno de las más críticas, digo cuando algo me parece bien y cuando me parece mal. Me siento en el sector más progresistas del PS. Al momento de votar, también he votado en contra del gobierno, por ejemplo, en las adecuaciones necesarias de la reforma laboral. Creo que eso es reemplazo interno, por lo tanto, no puedo ir contra mis convicciones socialistas. Espero que la reforma salga como la despachó la Cámara Baja. Al igual que esta indicación que apareció de la noche a la mañana de las filtraciones. Me parece impresentable, estoy en contra aquí y en la quebrada del ají, no se puede censurar a lo medios, que además han hecho un gran trabajo en informar sobre los casos de corrupción.