cuchillo

Foto: Imagen de referencia

“Fue un acto irracional”, declaró brevemente Oscar Díaz Sepúlveda, 27 años, luego de ser detenido por acuchillar y decapitar a su padre, Oscar Díaz Quinteros, en una vivienda de la población Los Tilos, en Rancagua.

Según publica el diario La Segunda, el hecho quedó al descubierto una vez que vecinos avisaran a Carabineros tras escuchar una discusión cargada de gritos.

“Escuchamos una discusión donde una persona pedía auxilio y el hijo le gritaba ¡párate! Luego la casa quedó en silencio”, relata al vespertino una de las personas que alertó a la policía.

El jefe de la Brigada de Homicidios de la PDI de Rancagua, Pedro Calderón, confirmó que tras la autopsia se determinó que “esta persona murió a causa de la decapitación. Ahora estamos realizando varias diligencias para establecer el motivo de la discusión que terminó con el crimen”.

Mientras se indaga si es que el presunto parricida tenía antecedentes psiquiátricos, la PDI corroboró que padre e hijo vivían solos desde hace años luego de la que la madre abandonara la vivienda tras una separación que tuvo lugar en 2013.

La mujer, dice La Segunda, se encontraría en shock por el episodio, ya que habría tenido que hacerse cargo de los funerales de su ex marido, además de carga con la prisión de su hijo, quien se encuentra detenido en el hospital de Gendarmería de la capital de la región de O’Higgins.