meoa5

Marco Enríquez Ominami se refirió a la polémica que ha concitado la no inscripción de los candidatos de la Nueva Mayoría para las primarias legales del 19 de junio, en vista a las elecciones municipales.

El líder del Partido Progresista, interesado hace un buen tiempo en formar parte de las primarias junto a la coalición gobernante, dijo que la demora de Isabel Allende el día de la inscripción es simplemente un “truco” para no someter a sus candidatos a la competencia previas a las elecciones.

En diálogo con radio ADN, ME-O dijo que “nosotros los progresistas creemos que los dirigentes de la Nueva Mayoría, gran parte de ellos, miente. Mintieron en el 2009, no querían primarias en el 2009, mintieron el 2012, no querían primarias el 2012, mintieron el 2013 y mienten hoy día. Esto es un truco, llegar tarde es un truco evidente para evitar hacer primarias. Sepan las bases de la Nueva Mayoría les están mintiendo algunos dirigentes de ustedes”, señaló.

A pesar de su postura crítica con el actuar de los personeros de la Nueva Mayoría, ME-O insistió en que se cree una salida legal para que la coalición pueda participar de las primarias legales.

Al respecto el candidato presidencial de su partido dijo que “como a nosotros los progresistas nos importa la primaria como un elemento meritocrático, porque le devuelve el mérito a las comunas de que el más capaz, el que más ama a su comuna pueda ser candidato, proponemos buscar un mecanismo que -aún sabiendo que son irresponsables esos dirigentes, que mienten- preferimos que la democracia le gane los mentirosos, que la democracia le gane a la mala fe”.

“Todos sabemos que no llegaron tarde por accidente, llegaron tarde porque despreciaban las primarias. Proponemos un mecanismo superior que no los declara a ellos impune de su sinvergüenzura de no hacer primarias”, agregó.

Mientras se habla de una ley corta para subsanar el embrollo, el Servel analizará el reclamo de la Nueva Mayoría ante su propia organización por la no inscripción de los candidatos. Para el oficialismo, la directora subrogante, Elizabeth Cabrera, cometió una arbitrariedad al no inscribir la lista, exigiendo la presencia de Isabel Allende, presidente del PS, que llegó unos minutos después del cierre del plazo.