lucia hiriart

Dos casonas al interior de la Plaza de Los Dominicos son las propiedades que la Fundación Cema Chile, presidida hace 42 años y de manera vitalicia por la viuda del dictador Augusto Pinochet Ugarte, Lucía Hiriart, recibió de manera gratuita en 1988.

Esas son dos de las tres propiedades en Las Condes que figuran en el catastro realizado por el Ministerio de Bienes Nacionales de los terrenos transferidos gratuitamente durante la dictadura a esa organización, hoy en la mira de la fiscalía tras la reapertura de la investigación por presuntos delitos de malversación de caudales públicos que ordenó el mes pasado la Corte de Apelaciones de Santiago.

La dueña actual de esas propiedades es la Municipalidad de Las Condes, quien las compró a la Fundación Cema Chile, según consta en escritura pública del 1 de diciembre de 2000. La transacción que se llevó a cabo sólo cinco días antes que asumiera Francisco de la Maza como nuevo alcalde de esa comuna.

Una venta que le reportó a Cema Chile 7.500 UF, se trata al cambio actual de cerca de $200 millones. La transacción se realizó, según explican el municipio, tras una oferta de la misma fundación.

El traspaso

Los documentos recopilados en el Ministerio de Bienes Nacionales dan cuenta de la operación que se llevó adelante en los últimos años de dictadura para la entrega de terrenos a la fundación que preside a perpetuidad Lucía Hiriart Rodríguez.

El primero de ellos es una copia parcial del plano elaborada por la División del Catastro Nacional de los Bienes del Estado, perteneciente al MBN, fechado en julio de 1987. En él se especifican los dos lotes al interior de la Plaza Los Dominicos y sus márgenes, entre los que se encontraba la Sub-Comisaría Los Dominicos y la Iglesia San Vicente Ferrer.

Posteriormente vino el Decreto Supremo nº 686 del 30 de diciembre de 1987, en el que se desafecta los terrenos de Avenida Apoquindo #9082 y #9071 como bienes nacionales de uso público. El mismo documento señala que el uso permitido del terreno -que tiene una superficie total de 2.650,59 metros cuadrados- será desde entonces el de “equipamiento comunitario”. Los papeles dan cuenta de que en ese lugar ya funcionaba un policlínico de Cema Chile y, por cierto, el famoso pueblito de artesanos, que llegó a inicios de esa década.

Mapa Cema Los Dominicos

Ese decreto lleva la firma del subsecretario de Bienes Nacionales subrogante de la época, Patricio Jory Walker, y un timbre con los nombres y cargos de Augusto Pinochet Ugarte, General de Ejército y Presidente de la República (sic); de Jorge Veloso Bastías, general Inspector de Carabineros y ministro de Bienes Nacionales; y de Miguel Poduje Sapiain, ministro de Vivienda y Urbanismo.

Ocho meses después de esa resolución que desafectaba los terrenos del bien de uso público, fueron transferidos finalmente a la fundación dirigida por Hiriart mediante el Decreto Supremo nº 728, fechado el 30 de agosto de 1988. Una operación similar a la de la Plaza de Armas de Paine,  en poder de la fundación actualmente.

El documento señala que “considerando que, la beneficiaria es una corporación que no persigue fines de lucro y requiere del dominio para regularizar la ocupación que ejerce y normalizar el dominio de las construcciones que allí mantiene, destinadas a Policlínico y Talleres Artesanales”.

Allí también dice que la transferencia estará exenta de toda clase de impuestos y será ad-corpus; es decir, “con derechos, usos, costumbres y servidumbres, libre de hipotecas, gravámenes, prohibiciones y litigios”.

Junto con los beneficios, el D.S establece además que de no emplear el inmueble para el cumplimiento de sus fines propios, el Fisco podía recuperar el dominio con una infracción acreditada e inscribiendo un nuevo decreto que lo cancelara en el Conservador de Bienes Raíces correspondiente.

Además, el documento señala que el inmueble no podía ser enajenado antes de cinco años de la inscripción del dominio -plazo que se cumplió en marzo de 1994-, salvo autorización expresa de Bienes Nacionales.

Sin embargo, seis años después de levantada esa prohibición, la fundación le ofreció y vendió los terrenos al Municipio.

Cabe recordar que mientras ocurrió este traspaso de terrenos, el Parque Municipal Los Dominicos ya era considerado Zona Típica por ser parte del entorno de la Iglesia San Vicente Ferrer, declarado monumento histórico en 1983.

El lugar es un eslabón de la cadena intercomunal de parques del Gran Santiago según el Plano Regulador Metropolitano y está definido como área colocada bajo protección oficial, siendo protegido por el Servicio de Evaluación Ambiental. Es decir, no se puede intervenir de buenas a primeras.

El año pasado, durante una audiencia del municipio para escuchar a vecinos sobre la posibilidad de algunos trabajos para mobiliario público en el parque, el párroco de la iglesia de Los Dominicos, Julián Riquelme, defendió el lugar dando una clase de historia sobre la conocida plaza.

Dijo que en ese lugar vivió el Cacique Apoquindo y sus aldeanos, y que Los Dominicos (la Orden de Predicadores) llegó ahí en 1805 luego que se les donaran la capilla y los terrenos.

Ahí se apoyó al grupo denominado “los patriotas” durante la Patria Vieja, pasó Manuel Rodríguez y Diego Barros Arana, y se albergó a partidarios del Presidente Balmaceda durante la guerra civil de 1891.

En 1962 la Sociedad Avenida Apoquindo Limitada cedió una porción del terreno para destinada a área verde frente a la iglesia como atrio amplio de la construcción colonial y lugar de descanso para los vecinos. Pero eso no impidió que Cema Chile hiciera negocios con dos espacios en su interior.

Investigación reabierta

La casona que tiene como dirección Apoquindo #9071 es ocupada hoy por la Dirección de Desarrollo Comunitario (Dideco). Ahí funciona el Centro Presencial de Atención al Vecino. Antes de eso funcionaba como Registro Civil, el que ahora está en Apoquindo, a la altura de Escuela Militar.

La construcción tiene una sala interior con diversos módulos de atención en los costados, mientras al medio hay ocho filas de asientos con adultos mayores esperando su turno. Hay también dos televisores prendidos: uno con los números de atención y otro en el que está sintonizado Mega.

En la otra dirección (Apoquindo 9082) hoy funciona el Círculo de Encuentros del Adulto Mayor Los Dominicos, un programa comunal donde se dan más de 415 talleres y servicios destinados a los vecinos mayores, según indica la página web municipal.

Además, en su esquina surponiente, está habilitada una sucursal del Fondo Nacional de Salud (Fonasa). En dos pequeñas oficinas abiertas hacia la plaza, se atiende a los usuarios y se venden bonos.

Consultados por su inclusión en ese lugar, Fonasa señaló a este diario que la propiedad ocupada en pueblito Los Dominicos “fue entregada en comodato por la Municipalidad de Las Condes (propietaria del inmueble), el año 2003. Fonasa solo paga los gastos propios de servicios básicos y consumo. No existe vínculo alguno, ni contractual del Seguro Público con Cema Chile”.

Por su parte, desde la Municipalidad de Las Condes señalaron que la compra se realizó tras acuerdo del concejo municipal, luego que la misma fundación le ofreciera los inmuebles. Durante la discusión se reconoció que era una buen precio y que así se podría gestionar mejor el Parque Municipal.

El problema es que ahora, tras la designación de la ministra en visita Javiera González, se deberá investigar la legalidad de ese traspaso y si es que, tal como dijo el ministro Víctor Osorio, ese terreno pudiera eventualmente volver a ser del Estado.

“Se ha nombrado una ministra en visita para que instruya la investigación, luego de una solicitud planteada por el Consejo de Defensa del Estado y que previamente conversamos con su presidente, Juan Ignacio Piña, en nuestra última reunión el pasado 13 de abril. Nos parece que la decisión de la Corte es muy positiva para lograr el objetivo final de restituir esos bienes al Fisco, que es la orientación principal del trabajo que hemos realizado desde que iniciamos esta investigación con el apoyo de todos los SEREMIS y funcionarios a lo largo del país”, señaló Osorio.

Ahí finalmente se resolverá la suerte de esos apetecidos inmuebles de Los Dominicos.