jose antonio kast a1

Un remezón de magnitud nada despreciable experimentó esta mañana la UDI, partido que viene alicaído desde que estallaran los casos de financiamiento irregular de la política, la segunda mitad de 2014.

Resulta que luego de toda una vida de militancia, el diputado José Antonio Kast, a quien veían al interior de la colectividad como un presidenciable, dejó de militar. Sí, tal como se oye, dejó de militar, y más aun se fue criticando.

“Hoy renuncio al partido que me vio nacer a la vida política”, afirmó el parlamentario en entrevista con radio Bío-Bío.

Según explicó, “renuncio por una convicción meditada y profunda de que la política tiene que cambiar, tiene que iniciarse un nuevo ciclo en la política donde se deje de lado lo políticamente correcto en las respuestas, donde se mire a la cara, toda la política tiene que dar un paso adelante y enfrentar a la ciudadanía de una manera distinta (…) Es una decisión que vengo meditando hace bastante tiempo, termino de cerrar el ciclo cuando no se celebra el consejo general de la UDI y se prorroga la actual directiva”.

Además, expresó que su partida se debe a que “mi aporte a la UDI ya no es valorado y tengo que dar un paso al costado (…) No me voy de la derecha, sigo manteniendo mis principios, mis ideales, creo en el mercado, en el mérito, en la propiedad privada, no me cambio de domicilio”, indicó.

“No puede ser que siempre las mismas personas tomen las decisiones (…). Espero que mi renuncia influya en varias personas para que mediten lo que hemos hecho”, afirmó.

Al cierre, refirió una situación que aconteció cuando se confirmó la permanencia de Hernán Larraín al mando del partido.

“Cuando le negué a Hernán Larraín mi apoyo para que siguiera a la cabeza de la UDI, tenía la esperanza de que él y todos comprendieran que era una opinión política fundada en la convicción del comienzo de un nuevo ciclo y que, por tanto, no se trataba de un ataque personal, porque creo que él es una gran persona. Esperaba que entendieran que es la UDI la que necesita una renovación, que pasa por cerrar esta etapa, para dar paso a un Nuevo Ciclo como partido que pretende influir en el futuro del país”.