barack obama efe

Luego de la matanza en Orlando y durante la jornada de este domingo, Barack Obama condenó el “terror y odio” plasmado en el tiroteo que dejó 49 muertos y 53 heridos en la discoteque gay “Pulse”. La violencia con armas vuelve a ensombrecer así el legado de la presidencia de Obama, que termina a principios de 2017.

En la sala de prensa de la Casa Blanca y en una comparecencia de cinco minutos, el presidente de Estados Unidos fue tajante en demostrar su rechazo al acto cometido en el estado de Florida. El mandatario mencionó además que los investigadores buscaban vínculos del responsable de la matanza homófoba con grupos terroristas, pero fue claro en mencionar que la investigación aún no arroja resultados definitorios sobre ello.

“Debemos decidir si este es el tipo de país que queremos ser. Y no hacer nada, de forma activa, también es una decisión”, sentenció Obama.

El presidente llamó a la unidad nacional, al mismo tiempo que tan solo unas horas antes se habría emitido un comunicado en el cual la Casa Blanca comunicó el conocimiento de Obama sobre la brutal matanza, así como sus condolencias a las familias de los fallecidos. “Nuestros pensamientos y oraciones están con las familias y los seres queridos de las víctimas”, señaló el comunicado.

En este mismo se señaló que el presidente habría solicitado recibir actualizaciones con regularidad, mientras que las autoridades correspondientes trabajan para obtener más información.

En un momento en el cual el masivo asesinato coincide con la campaña electoral de Donald Trump, resulta especialmente fuerte el rol que ello pueda jugar en la población y en el voto norteamericano.