aránguiz

“Tiene nervios de acero. Así es su carácter desde pequeño”.

Con esas palabras, Mariana Sandoval, describe el perfil de su hijo, Charles “El Príncipe” Aránguiz, puntal en la Roja de Sampaoli y ahora de la Juan Antonio Pizzi.

La mujer que oficia de entrenadora en un club de barrio, ese barrio que le sobra a su retoño a la hora de jugar, afirma que anoche Charles “tomó el equipo y se lo echó al hombro”.

Mariana dice -en entrevista con La Segunda- que su hijo “no se acelera ni es imprudente, y eso le sirve para mantener el equilibrio”.

Sobre el partido frente a Colombia sostiene que “hizo el gol en el momento justo para tranquilizarnos. Mi hijo tuvo la inteligencia de seguir la jugada que inició (…) Ahí está la habilidad, estar atento a las segundas jugadas”.

Al ser consultada sobre el duelo decisivo ante Argentina, adelanta: Final soñada. Será un partido bravo. Pero Charles tendrá mentalidad ganadora”.