Cheyre y la Caravana de la Muerte: “No conocí ni antes, ni durante, ni después que iba a suceder la tragedia que sucedió”

En entrevista con T13, el ex Jefe del Ejército rememoró la misión al mando de Sergio Arellano Stark que llegó a La Serena en 1973, y sostuvo que “yo no apoyé a Pinochet. Yo creí, primero, en la verticalidad del mando, y al mismo tenor, en el ejercicio de la verticalidad del mando para actuar con lo que yo estimé era constitucionalmente”.

cheyre

El ex Comandante en Jefe de Ejército, Juan Emilio Cheyre, fue sometido a proceso por el caso Caravana de la muerte el pasado jueves 7 de julio. Esa tarde, el juez de la causa, Mario Carroza, ordenó su detención, razón por la que el oficial (r) fue trasladado a un recinto militar en la comuna de Peñalolén. A la semana siguiente, Cheyre quedó en libertad tras el pago de una fianza de un millón de pesos.

Cuando ya transcurrieron 17 días del hecho, el aún consejero del Servel se defiende en entrevista con Canal 13, donde además indicó que “no concuerdo con el fallo del ministro”.

“Quiero que este momento -lejos de irme hacia atrás en el tema-, sea un momento para reformular, revalorar, dar más fuerza a ese mensaje que necesitamos en Chile, de reconciliación, de paz social. Y eso es lo que me duele, no en mi situación de haber estado preso, o de tener que enfrentar un proceso judicial, que creo lo debo enfrentar como cualquier ciudadano. No por haber hecho lo que hice y que fue valorado por la sociedad chilena, o por haber tenido los cargos que tuve, voy a tener privilegios para enfrentar a la justicia, por el contrario”, sostuvo.

Y aclaró: “primero, yo no he violado nunca los derechos humanos, no soy cómplice de ningún acto, no he planificado actos contra los derechos humanos, ni he ejecutado actos contra los derechos humanos, y mi actuar -que lo podemos conversar cuando usted lo estime- en las posiciones que tomé, por una parte se basaron en una convicción, formada a lo largo de los años, y tal vez en los actos. Pero la caricatura que se ha hecho de un Cheyre que se creía era de una manera y que ahora resulta ser de otra manera es una caricatura falsa, es una caricatura peligrosa, que afecta al proyecto por el cual yo jugué gran parte de mi vida y que ha tenido costos que también estimo que se conocen por la sociedad”.

Asimismo, aseguró no haber tenido labores de inteligencia, “ni tengo ninguna actividad en mi hoja de vida vinculada con inteligencia”.

Negó haber quedado a cargo de las labores el día de la Caravana de la Muerte, luego que el encargado de inteligencia viajara a Santiago para ponerse a órdenes del general que controló ese día la ciudad.

“La sección inteligencia depende del segundo comandante y jefe de la plana mayor. Yo jamás fui segundo comandante ni jefe de plana mayo. (…) Ni siquiera subrogante, ni siquiera interino. Y ese día, y podemos seguir la cronología, llega en la comitiva el mayor Marcelo Moren Brito, que era el segundo comandante y jefe de plana mayor, y por tanto jefe también de inteligencia de operaciones”, explicó.

Cheyre aseveró además que “yo ni antes, ni durante, ni después, tuve ninguna noción e información oficial o extraoficial de las características que tenía este grupo, de lo que había hecho, de lo que venía a hacer o de cualquier antecedente de cómo obraba. Nunca”.

Aclaró que “mi vida desde el 11 de septiembre fue eso: jefe de gabinete de la Intendencia. Vivía fuera del regimiento, por casualidad ese día estaba en el regimiento. El diario de ese día me pone en una foto con el comandante visitando una industria. Yo tenía la orden de cambiar la Intendencia, que seguía funcionando en el Regimiento, a la Intendencia Regional o Provincial de esa época”.

“En ese día no conocí ni antes, ni durante, ni después que iba a suceder la tragedia que sucedió y esos hechos me marcaron de por vida. (…) yo no vi a esta gente antes, no vi sus cuerpos, no vi eso. Pero se lo digo muy de corazón, se puede preguntar uno, ‘bueno, y este señor por qué no denunció, por qué no hizo otra cosa’, reflexionó.

Agregó que “mi error quizás fue por qué permanecer en el Ejército. Se me puede pedir haber abandonado el Ejército ahí, un Ejército que era mi amor, que era mi vocación, que tenía la tradición de mi padre, en que yo veía que las cosas se hacían, en el ámbito que yo me movía, se hacían con rectitud. Pero me quedó esa carga y cuando tuve la posibilidad de llegar en los años ’90 al alto mando, después de una trayectoria que si a usted le interesa la podemos ver, yo muchas de las decisiones que tomé fueron marcadas por esas cuatro horas”, tiempo que según él permaneció la Caravana de la Muerte en el Regimiento Arica de La Serena.

Respecto a las acusaciones que lo tildan de torturador, Cheyre aseguró que “yo no he torturado en mi vida a nadie. No le he pegado a nadie. Ni de niño he tenido una pelea con nadie. (…) Repudio la violencia, ni siquiera ando con armas cuando me han amenazado de muerte”.

“¡Yo no he torturado a nadie, no he violado los derechos humanos, ni en ese día, ni nunca!”, insistió.

Al ser preguntado por si se arrepiente de haber apoyado a Augusto Pinochet, el ex Jefe del Ejército dijo: “mire, yo no apoyé a Pinochet. Yo creí, primero, en la verticalidad del mando, y al mismo tenor, en el ejercicio de la verticalidad del mando para actuar con lo que yo estimé era constitucionalmente. Yo siempre… Yo creo que yo soy un oficial… Mi padre es el que rodeó el Regimiento Tacna, mi padre era el mejor, o uno de los mejores amigos de los generales Schneider y Prats, mi papá fue el que fue nombrado jefe de investigaciones para resolver el crimen de Schneider, esa era además la cultura que yo tenía en la formación militar clásica”.

“Para mí el pronunciamiento, el golpe militar, fue un acto legítimo en que siempre entendí que los poderes del Estado habían llamado a las Fuerzas Armadas. Por lo tanto yo no puedo arrepentirme de algo que en mí tiempo, ahora puedo verlo de otro lado”, añadió.

Asegura que en la calle “lo único que he recibido son muestras de apoyo. Los estacionadores de autos. Pero habrá por supuesto gente que, más que creerme a mí, lo que yo aspiro es que tengan la certeza que las decisiones que yo tomé, son absolutamente limpias, correctas, verdaderas, basadas en lo que yo creo y en lo que yo era. El Cheyre de hoy es el mismo que han investigado hace 20 años y que no le habían encontrado ninguna tacha, el mismo que de niño entró a la Escuela Militar, no hay dos”.

Lee la entrevista completa de T13, donde Juan Emilio Cheyre detalla el paso de la Caravana de la Muerte en el regimiento de La Serena.

Ernesto Lejderman: “Sé que Cheyre esconde algo más” – The Clinic Online

Comentarios