paz EFE

En una ceremonia marcada por el blanco como símbolo de paz, el gobierno de Colombia y las FARC firmaron el acuerdo que busca poner fin a más de medio siglo de violencia en dicho país.

Con una ex bala que se convirtió en un lápiz, el presidente colombiano Juan Manuel Santos y el jefe de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) Rodrigo Londoño “Timochenko” pusieron su firma en el documento que sella seis años de negociaciones entre la guerrilla colombiana y el gobierno.

Cerca de 2.600 personas están siendo testigos de este histórico acuerdo de paz en Cartagena de Indias, entre ellas, la presidenta Michelle Bachelet y otros 15 jefes de estado como Mauricio Macri, Nicolás Maduro, Enrique Peña Nieto, entre otros. Asimismo se encuentra en la ciudad amurallada el presidente de la ONU, Ban Ki-moon, quien valoró la voluntad de los colombianos para llegar a este momento.

“Viva Colombia en paz”, sostuvo el líder de la ONU.

El líder de las FARC, Rodrigo Lordoño, expuso un sentido discurso tras la firma de este acuerdo pidiendo que nadie dude de que los miembros de esa guerrilla que hoy firmaron la paz con el Gobierno colombiano van “hacia la política sin armas”.

“Nosotros vamos a cumplir y esperamos que el Gobierno cumpla”, dijo el también conocido como “Timochenko”.

“Esto es una bocanada de aire fresco para los pobres de Colombia, históricamente invisibilizados”, agregó.

PAZ EFE

Por su parte, el presidente Juan Manuel Santos destacó la importancia del “acuerdo de paz más importante de la historia política reciente de Colombia”.

“Hemos sufrido por 52 años un conflicto armado entre hijos de una misma nación, pero voy más allá, han sido cerca de 70 años de violencia política (…) hoy al firmar el acuerdo decimos esperanzados: ha sido un surco de dolores, de víctimas, de muertes, pero hemos logrado levantarnos ante ello para decir el bien germina ya, la paz germina ya”, sostuvo.

En esa línea agregó que “lo que firmamos hoy, luego de años de negociaciones serias, discretas, difíciles, es algo más que un acuerdo entre el gobierno y la guerrilla de las FARC, es una declaración del pueblo colombiano para decir que nos cansamos de la guerra, no aceptamos la violencia como método para resolver los conflictos”.

“No más guerra, no más guerra”, gritó acompañado por los presentes.

El mandatario colombiano le dio la “bienvenida” a las FARC “a la democracia, a cambiar las armas por los votos y la violencia por las ideas”.

Noticia en desarrollo…