meo

Pasadas las 9:30 de la mañana, un sonriente Marco Enríquez-Ominami, acompañado de un tumulto del PRO que entonaba ‘Marco, presidente’, llegó hasta el Centro de Justicia para ser formalizado en el marco del caso SQM.

“No pido privilegios, vengo a presentarme como corresponde, voy a escuchar las acusaciones, con el espíritu republicano y sin privilegios”, profirió ME-O en su arribo a la diligencia judicial.
Haciéndose paso entre los periodistas y camarógrafos apostados en el lugar, el líder del PRO bromeó con que “vengo levitando”.  “Sugiero que sea con calma la caminata, por el bien de todos”, agregó al respecto.
El exdiputado del PS complementó con que a la salida de la audiencia hablará de manera tranquila con los medios presentes.
“No pido ni exijo privilegios, éste es un momento vibrante de nuestra democracia”, subrayó antes de entrar a la sala.
Enríquez-Ominami y su exasesor Cristián Warner serán formalizados como facilitadores de 34 facturas ideológicamente falsas a SQM por un total de 362 millones de pesos.
Desde que apareció salpicado en el caso, ME-O ha insistido en su inocencia, e incluso ha hablado de una operación política en su contra, como para bajarlo de la carrera presidencial 2017. De hecho, semanas atrás apuntó contra el fiscal del caso, Pablo Gómez, como un operador de Piñera.
El persecutor, al igual que el cineasta, dijo que hablará al final de la audiencia.
En esta jornada también se formaliza al ex gerente general de SQM, Patricio Contesse, sindicado como el otrora dueño de la billetera política de la minera no metálica.