boric

“El partido no ha terminado, pero el Gobierno ha decidido tirar la toalla”.

Así comienza una columna de opinión de Boric en El Mercurio, en la que se refiere al cambio de Gabinete que efectuó ayer Bachelet como “el último episodio de una obra que bien pudo ser diferente”.

Añadió que en este marco, “la lectura prácticamente unánime es que el expresidente Lagos hizo sentir su influencia aún a costa de su propia coalición”.

En esta línea, el parlamentario criticó que “algo pasó en el camino” en cuanto a este gobierno que llegó afirmando que volvía “para convocar a una nueva mayoría social y política que las haría realidad”.

A renglón seguido, el ex dirigente estudiantil afirmó que “el Gobierno en vez de convocar a la sociedad que se había movilizado por los cambios decidió poner el freno. Hoy nadie entiende nada y en los pasillos del Congreso el murmullo (que cada vez se escucha más fuerte) es que el Gobierno está abandonando el barco”.

Para Boric la película es clara: Hay “un comité político intrascendente con el ministro del Interior más irrelevante en la historia reciente, un vocero que pareciera estar más preocupado de una futura campaña que de sacar la voz y un Eyzaguirre que no habla con nadie (que es justamente su pega)”.

“Todo eso coronan un cuadro triste que no motiva ni a los entusiastas oficialistas”, sentenció.