Bachelet 2 A1

El rector de la Universidad Adolfo Ibáñez, Andrés Benítez, hizo bolsa el ajuste de Gabinete anunciado ayer por la Presidenta Michelle Bachelet, argumentando que no sacó a las piezas más sensibles y que se requerían, al mismo tiempo que criticó el haber dejado a los amiguis dentro de La Moneda.

A través de una columna en La Tercera, el ingeniero comercial disparó que todo ocurrió “justo al revés”, puesto que “en vez de potenciar su equipo político, lo debilita. Porque mantiene a los dos ministros más cuestionados -Eyzaguirre y Fernández- y deja partir al vocero, Marcelo Díaz, quien era el único que estaba haciendo su pega de manera razonable”.

Añadió que “con esto, Bachelet pierde su última oportunidad para enmendar el rumbo y deja claro que nada nuevo, y nada bueno, pasará en lo que queda de su gobierno. Si a esto se suma la anterior partida de Máximo Pacheco, un ministro muy bien evaluado en su área, es evidente que los últimos dos cambios han disminuido el peso relativo del gabinete, justo en momentos en que todos piden una conducción política más firme”.

En este punto, Benítez afirma que la Presidenta no pesca el diagnóstico de la ciudadanía ni de sus propios partidarios. Sostuvo en este sentido que “el descontento que manifiestan las encuestas y el resultado de la elección municipal, parecen no inquietarla en absoluto. Como si viviera en otro planeta, sigue adelante como si nada pasara”.

A su vez, enfatizó que la Mandataria tampoco está ni ahí con “el futuro de su coalición, que hoy pende de un hilo y que le pedía a gritos que tomara cartas en el asunto. Que la cosa no puede seguir con un ministro como Eyzaguirre, que nadie quiere, y con un titular en Interior como Fernández, que nadie considera. A Bachelet eso la tiene sin cuidado”.

Eso sí, el rector advirtió que la Jefa de Estado priorizó a su círculo cercano y de confianza, “sin importarle si lo hacen bien o mal. La confirmación de Eyzaguirre es una prueba concreta de ello. El ministro es ya un sobreviviente del gabinete, posición que solo se justifica por la cercanía que tiene con la Presidenta. Pero, ahora, esto se acrecienta con la llegada de Paula Narváez, quien fuera su primera jefa de gabinete y su asesora cuando estuvo en Nueva York. O sea, una amiga de verdad”.

Puntualizó al respecto que “con esto, el poder que tiene este verdadero círculo de amistad, al que se une la actual jefa de gabinete, Ana Lya Uriarte, otra amiga íntima, alcanza niveles insospechados en la historia política del país. El dato no es menor, por cuanto este círculo parece más orientado a contener y proteger a Bachelet que a gobernar. Son más amigos que asesores. Y los resultados están a la vista”.

A renglón seguido arremetió con que “es claro que Bachelet no está dispuesta a funcionar con gente de peso, como José Miguel Insulza, a quien muchos tenían de candidato para entrar al equipo político. Esa hubiera sido una señal potente. Pero no, ella entiende La Moneda como si fuera su casa y la llena de amigos. Es claro que ahora , los tecitos y las reuniones serán más simpáticas. La Presidenta se asegura que, en su encierro, lo pasará mejor durante los meses que le quedan. El país peor, pero ese no parece ser su problema”.

“Es un rasgo humano el que la gente, frente a las crisis, tienda a protegerse en un círculo incondicional. Que lo celebren, le suban el ánimo, que se rían con ella. Pero esa no es una cualidad política. Por el contrario, se espera que los presidentes gobiernen con los mejores, y no con una tropa que más parece adecuada para un paseo de curso”, sentenció.

Vale decir que ayer la Presidenta Bachelet sólo anunció que los ministros Marcelo Díaz (Segegob); Natalia Riffo (Deporte) y Ximena Rincón (Trabajo) le habían presentado su renuncia, siendo los únicos que salieron del Gabinete.

Sólo renuncias en tres Ministerios marcan sexto cambio de gabinete – The Clinic Online