guillier A1

Una suerte de polémica se armó entre el Gobierno y el senador independiente y candidato presidencial, Alejandro Guillier, luego de que en entrevista con radio Agricultura, el periodista pro Partido Radical afirmara con cierto tonó irónico que el ministro del Interior, Mario Fernández, quizás sufra de Alzheimer.

“Yo no sé si el ministro del Interior sufre alzheimer o es así. Porque tú vas a hablar con él y al mes siguiente le dices, ¿cómo nos va? y te dice ‘¿de qué conversamos?”, criticó esta mañana el periodista durante una entrevista con La Gran Mañana Interactiva.

Guillier profundizó sus dardos, afirmando que sólo cuando habla con la Presidenta Bachelet “me pescan. El resto del tiempo es tiempo perdido”.

En otros pasajes de sus comentarios, el parlamentario se quejó del mundo político, ya que “los independientes para la izquierda sirven para conseguir votos, pero no para gobernar con ellos. Somos más instrumentales, cuesta mucho que nos empiecen a tomar en serio como parte de”.

A renglón seguido, Guillier sacó del saco de sus críticas a la Presidenta Bachelet, ya que “ella ha hecho un tremendo esfuerzo por sacar el gobierno adelante, pero del equipo político… por ejemplo de todos los cambios que se han hecho a mí jamás me han preguntado si tengo una sugerencia de nada, nunca, entonces siento que no tengo vínculo con La Moneda”.

Al ser consultado por la supuesta actitud de Fernández -de la que Guillier ironizó con el Alzheimer, el senador lanzó: “Me dicen que es así, por lo que me quedó tranquilo”.

Pues bien, según consigna T13, sus dichos encontraron rápida respuesta por parte de la ministra vocera de Gobierno, Paula Narváez, quien indicó desde La Moneda que “yo creo que el país entero necesita de sus autoridades políticas un comportamiento que también tiene que ver con las palabras. Las faltas de respeto no conducen a construir un país de diálogo y de conversación y de avance conjunto”.

Añadió que “lamento las declaraciones, creo que son ofensivas, y que además son ofensivas en varios sentidos, y en un sentido especial, que tiene que ver con que hay personas que efectivamente pueden tener una dificultad de esas (alzheimer) y no podemos sacarlas a colación como una descalificación”.

“No corresponde descalificar así a una autoridad, no le hace bien a quien las emite; creo que ofende más quién las emite que el destinatario de ellas. Lamento las declaraciones que se han realizado y llamo a que tengamos un lenguaje de respeto”, sentenció.